Archivo de la etiqueta: México

La cobertura mediática electoral en México, con rezagos (Agenda Pública)


Agenda Pública, Foro TV, 19:30-20:00 horas

Condujo: José Carreño Carlón

Participaron Gabriela Warkentin y Alonso Aguilar.

RESUMEN

Rezago mediático frente a EU

El tema de ahora es la recapitulación de los procesos electorales en EU y México, expuso Carreño. En nuestro país la cobertura mediática estuvo atenta a los golpes bajos. Warkentin señaló que es interesante esta recapitulación, con enormes diferencias en ambos procesos, pues mientras allá hay novedades y acá en la estética electoral, la atención a los ciudadanos y los medios los avances son minúsculos. Hasta el proceso electoral en Venezuela mostró más novedades que acá. Aguilar señaló que mientras en España se hizo el esfuerzo por explicar quiénes competían por la Presidencia de EU, en México no se hizo esa labor. Sigue leyendo

NOP / A- Las encuestas; su influencia en el ciudadano


Por Roy Campos, publicado en El Economista.

A raíz de la elección del 2012 en México, de las encuestas preelectorales, de la impugnación en la que por primera vez se les acusa de haber participado como una especie de “complot” para influir en el votante y de ser cuestionadas por haber publicado resultados lejanos a los que se generaron por quienes decidieron emitir su voto, me propongo escribir una serie de textos genéricos no relacionados con el proceso mexicano y muchos de ellos ya antes escritos en éste y otros medios, pero que todos pueden fácilmente relacionarse; voy a dividir los textos en secciones:  la influencia, los medios, la relación con los políticos, la relación con quien paga, su influencia en el elector (con la que hoy inicio), su credibilidad, su capacidad para pronosticar, su papel en la estrategia, su metodología y algunas otras cuestiones.
Sigue leyendo

Limpiar la elección


Por Jaime Cárdenas, publicado en Emeequis.

El planteamiento para limpiar la elección presidencial no es baladí. Un país que aspira a tener algún día un Estado de derecho y una democracia real no puede aceptar que las elecciones se desarrollen de cualquier forma, comprando los votos o con profundas diferencias de recursos económicos entre los contendientes. Desde la izquierda insistimos que la elección no fue ni libre ni auténtica. Decimos que no fue libre porque el voto ciudadano se compró o coaccionó a cambio de dinero o de prebendas. Decimos que no fue auténtica porque las condiciones de la competencia no fueron parejas. El candidato Enrique Peña Nieto, del PRI y PVEM, tuvo a su disposición recursos por más de 15 veces de los que dispusieron sus contendientes. Sigue leyendo

¿El IFE se hace de la vista gorda?


Está fuera de moda decir que el IFE es el encargado de confeccionar a la comunidad política de México (quiénes votan y quiénes pueden ser votados) cuyo seguro resumen es un padrón de 79.5 millones de ciudadanos.

Dejó de tener importancia la visita a ocho millones de residencias, la selección y capacitación de casi 600 mil personas que con generosidad vigilan el voto de sus vecinos y la instalación, en un solo día, de 143 mil casillas, ahí, cerca de los domicilios de todos.

Que a todos nos conste el conjunto de medidas que garantizan, sobre cualquier otra cosa, la libertad y el secreto del voto, también perdió relevancia. Y 50 millones de mexicanos que llegaron a las urnas –por su propio pie y con su cabeza puesta- es ya una minucia retórica de las autoridades electorales a las que sólo les importa “demostrar que todo lo hicieron bien”.

Sigue leyendo

Triunfo, derrota y fraude (Navegaciones)


Por Pedro Miguel, publicado en Navegaciones

Los derrotados de una elección asumen su fracaso, reconocen la autoridad del adversario triunfador, se resignan a vivir en la oposición por un tiempo y se preparan para la contienda siguiente. Los derrotados aceptan su derrota. Los defraudados no tiene por qué hacerlo. Los triunfadores reaccionan con júbilo y con orgullo. Salen a las grandes avenidas a festejar su triunfo. Confraternizan con propios y con extraños. Los defraudadores se encierran a piedra y lodo a esperar que pase la tormenta que ellos mismos han desencadenado. Los derrotados se deprimen y si pueden se van de vacaciones. Los defraudados salen a las calles. Sigue leyendo

Compra de votos y de otros favores (La Jornada)


Por Ivan Restrepo, publicado en La Jornada.

En México la compra de votos en las elecciones es una práctica muy vieja que retomó actualidad porque varios partidos políticos, ciudadanos y hasta el licenciado Calderón señalan que el PRI lo hizo en las elecciones del 1º de julio. Por ejemplo, con tarjetas de Soriana, monederos electrónicos y muchas otras cosas a cambio de votar por Peña Nieto. En Quintana Roo se dio dinero por llevar electores a las casillas y que cruzaran sus boletas por el PRI. Pero antigua y universal es esa mala costumbre que algunos politólogos intentan ahora justificar en el caso de nuestro país. Para poder ser presidente por segunda vez, Álvaro Uribe repartió favores entre varios legisladores cuyo voto fue decisivo para que el congreso de Colombia aprobara la relección. Uribe logró un segundo mandato, pero quienes se vendieron terminaron en la cárcel acusados, entre otras cosas, de cohecho. La semana pasada, Joseph Blatter, presidente de la FIFA, máximo organismo mundial del futbol, acusó a Alemania de haber comprado votos para obtener la sede del Mundial en 2006. Hay también denuncias por compra de árbitros, equipos que se dejan ganar a cambio de dinero, como los que facilitaron el triunfo de Argentina en el Mundial cuando los milicos imponían el terror en dicho país. Compran votos también los países que quieren organizar los juegos olímpicos. Hasta los reinados de belleza están contaminados por esa práctica. Sigue leyendo

“La política no tiene tregua” de Liébano Sáenz.


“La política no tiene tregua” de Liébano Sáenz en Milenio.

Las elecciones debieran ser un ciclo intenso, pero breve y concluyente; en México no han sido así, excepto en 2000. En estos comicios y contrario a lo hecho por el PRI en 2006, el PAN ha sido vacilante en su reconocimiento del resultado; por su parte, la izquierda, con su candidato presidencial a la cabeza, ha resuelto irse por la impugnación de una elección que se resolvió con una diferencia de más de 3 millones de votos. Sigue leyendo