Comentarios para premio OMCIM 2012

En esta página puedes dejar los comentarios que sugieres sean evaluados para obtener el premio OMCIM para audiencias críticas y el premio para el comentaro periodístico que fomente la participación ciudadana en la evaluación de trabajo periodístico.

Sigue este vínculo para consultar las bases del premio OMCIM

Bienvenidas tus aportaciones para enriquecer la reflexión sobre la cobertura periodística del proceso electoral.

Anuncios

9 Respuestas a “Comentarios para premio OMCIM 2012

  1. Las encuestas, qué variables y en cuál población

    Las variables aleatorias presentan diferentes valores de acuerdo a algún comportamiento en la medición de su frecuencia en la población. Cuando no se puede medir la variable en toda la población se utilizan muestras representativas de la población.

    Lo interesante es que, a diferencia de la variable original los parámetros estadísticos de las distribuciones muestrales, (los valores que proporcionan las encuestas son de muestras) SI presentan una distribución normal (Teorema de Límite Central).

    El resultado electoral sería el estimador real del parámetro poblacional y el valor estimado por cada casa encuestadora deberían ser lo más cercano posible a este valor con cierto nivel de confianza. La mayoría de las casas encuestadoras decidieron que ese nivel de confianza sería del 94% y que estaban dispuestas a correr un riesgo de equivocarse de +-3%.

    Si todas las encuestadoras están midiendo la misma variable, en la misma población, independientemente de la metodología, que incluye el tamaño de la muestra, el tipo de muestra (estratificado por estado geográfico, por nivel socioeconómico, por edad, ….) el valor medio de la variable de la preferencia electoral debería tender al de la población y el promedio de los errores a cero.

    Estadísticamente hablando la diferencia entre las encuestadoras indica que no miden
    la misma variable, (variables muestrales) ya que estas tendrían un comportamiento normal muy diferente al que muestra la gráficaa que publicó las diferencias de la preferencia electoral entre Enrique Peña Nieto y Andrés Manuel López Obrador que puede consultarse en el siguiente enlace.

    Los errores de cada casa encuestadora

    Casa Encuestadora ERROR
    Milenio 11.9
    Grupo Reforma 11.2
    El Universal 10.6
    Excelsior 9.5
    Parametría 8.7
    Consulta Mitovsky 8.6
    Covarrubias 4.5
    Reforma 3.5
    Uno Tv. 1.3
    Ipsos 0.5
    Berumen -0.4

    Promedio 6.35

    El promedio del error es de alrededor de 6.4% cuando debería ser cero. Existe entonces una variable aleatoria cuyo valor estaría asociado a la encuestadora, en principio éste debería con valor medio de cero si todas midieran la misma variable, de la misma población.

    En mi opinión cada encuesta mide una variable diferente de la misma población, o la misma variable de diferentes poblaciones. Las variables aleatorias numéricas presentan esa regularidad independientemente del fenómeno que se estudie, explicaciones de sobreestimaciones, ausentismo, están asociadas más a fallas en el muestreo aleatorio, esto es a la representatividad de la muestra que incluiría con la misma probabilidad de ser encuestado a cualquiera que fuera mexicano con credencial de elector vigente e inscrito en el padrón electoral..

  2. Las encuestas tienen como propósito el conocimiento del valor de una o varias variables en un fenómeno determinado, el papel que juegan dentro del proceso electoral y de acuerdo a la lectura que se haga de ellas tiene un propósito de conocer ese valor para poder determinar su valor dentro de una población (que ya no muestreo) por lo que independientemente de su valor predictivo o de pronóstico define su “mejor valor estimado”.

    Las encuestas que determinaron valores segados, erraron en la información que proporcionaban, lo que significa que no estaban mostrando lo que en principio decían que hacían, algo así como una fotografía retocada y con montaje.

    Las encuestas podrían también haber además hecho un trabajo más inferencial y poder haber determinado con ciertos niveles de confianza si las preferencias electorales aumentaban, disminuían o permanecían. En la última semana no hubo nada que pudiera hacernos pensar en una modificación del parámetro estimado, y sin embargo cuando lo había, este no se reflejaba, un comportamiento extraño para una variable ligada al sentido común social.

    En nuestra sociedad los datos estadísticos, ligados a la cientificidad y objetividad tienen gran estimación y alto grado de credibilidad, aprovechar esta situación para influir y manipular la opinión pública viniendo de las mismas personas que producen este tipo de conocimiento es en mi opinión una verdadera calamidad que influyó en gran medida en el comportamiento de todos nosotros en el proceso electoral.

    Influyeron en los medios que le dedicaban tiempo y espacio en las primeras planas, en las tomas de decisiones de los partidos políticos, en todas las percepciones de los electores por las conversaciones generadas a partir de estos datos.

    La confusión que crearon en todos nosotros fue contraproducente y contraria a su fin esencial de acercarse a la realidad.

    Fueron determinantes como fuente de información durante todo el proceso electoral, el sesgo y el error es francamente deplorable.

  3. El cuarto poder y las campañas políticas ¿de altura?

    Nunca había estado tan involucrada en una campaña política como hasta ahora, y no es que anduviera en el toca-toca, ni haciendo proselitismo en redes sociales, simplemente me tocaba ser asistente de la responsable de medios en la campaña de una candidata a senadora. Revisar boletines, enviarlos a prensa, subirlos al blog y tuitearlo era mi tarea. Y con un candidato a Diputado Federal mi tarea era subir los boletines a su blog y claro también difundirlo en twitter y en facebook.

    Creo que en mi vida había leído tantos periódicos, pues por la madrugada tenía que despertarme y ayudar a hacer la síntesis de los periódicos de mi Estado, y tenía que guardar los enlaces de aquellas notas (positivas) hacia los candidatos, para subirlos al apartado de Prensa de sus respectivos blogs.

    Desde un inicio las reglas fueron muy claras, no entrar en la guerra sucia, si alguien nos decía algo sobre los candidatos, contestaríamos con propuestas y así fue. Todos lo cumplimos a cabalidad. Cuando los seguidores escribían textos de guerra sucia, calumnias y hasta insultos, ahí estábamos todos contrarrestando con datos de la plataforma, de pautas, con propuestas, con fotografías de los candidatos en campaña, haciendo lo que es una verdadera campaña política, todo verídico. Tanto más que por solidaridad, lo hacíamos también por afecto hacia los candidatos pero sobre todo porque conocíamos muy de cerca su trayectoria y sabíamos que su trabajo y cada promesa que hacía en un evento o en un toca-toca serían cumplidas, porque nos tocó también estar del otro lado con la gente en la versión 1.0 y no solo en 2.0

    Estuvimos siempre en la mira, estamos; somos un Estado “endeudado”, apoyé a candidatos del mismo partido, con un ex Gobernador con acciones muy cuestionables, pero muy querido también; y siempre con los ojos puestos en su hermano, actual Gobernador. No fue nada fácil los 8 días de precampaña y los 90 días de campaña política; pero tampoco imposible, un magnífico juego limpio, siempre.

    Una cobertura en medios regular. Es decir, no hubo notas diarias sobre estos candidatos, había días en que, incluso, no figuraban en ningún medio, pero estaban al pie del cañón. Recorriendo cada uno de los 38 municipios, con sus comunidades rurales. Esto hablando de la cobertura para la elección de Diputados y de Senadores. Sobre la cobertura de la campaña presidencial puedo decir que estuvimos siempre informados en cualquier medio. El Partido implementó su estrategia de comunicación con conferencias de prensa semanales, con entrevistas diarias con medios y sobre todo que se invitaba al recorrido a reporteros asignados por cada medio de comunicación, unos lo aprovechaban otros no.

    Las diversas fuentes no cubrieron las actividades diarias de los candidatos, ya que no fueron asignados esas funciones a sus respectivos reporteros; además por parte de los medios y sus directivos hubo mucho desinterés, si ya de por sí el IFE saturaba con sus spots, los directivos no querían cubrir en su totalidad la contienda electoral. Unos por sus propias convicciones otros porque los “callaban” los mismos partidos.

    A nivel nacional, sí; la cobertura fue regular, siento que faltó cerrar temas. Mucho de lo que se quejan los demás, para dar a otros ciudadanos, que como yo, necesitamos de buena información y opinión, y es aquí donde entra OMCIM un verdadero espacio totalmente imparcial, 100% apartidista y siempre al tanto de cada uno de los acontecimientos y de los temas de actualidad. Además de mantenernos informados con noticias frescas, nos hacían partícipes de temas específicos, como debates de los debates, análisis de los debates, guerra sucia, cuentas apócrifas, entre otros.

    ¿Y en el twitter? bueno aunque cada candidato tuvo su propuesta diferente en cuanto a su presencia en redes sociales, esas propuestas tomaron rumbos diferentes; a veces volvían a tomar su dirección; otras veces, se distorsionaban tanto que llegamos a leer a un novato que no sabía ni por qué estaba en redes sociales o a un artista que se sentía superior a los demás y no interactúa en lo absoluto; otros solo escribían, escribían y escribían.

    Se subieron elementos de validación como: información de la campaña, fotografías, texto general, el cual se entrelazab con un blog y/o página web oficiales (mismos que contaron con biografía, trayectoria y propuesta política del candidato) en Facebook, Twitter, Path, Google+, en el caso de Flickr, Pinterest e Instagram se utilizaron específicamente para fotografías y, el Youtube fue utilizado para videos, ya sean de entrevistas, visitas a colonias, eventos especiales, y claro también para denostar. No vi mucho que utilizaran códigos QR para ligar las diferentes redes sociales. Y en muchas no se vió claro un plan de trabajo semanal que lograra un mejor impacto. En muchas cuentas de los diferentes candidatos se tuiteaba lo que iba saliendo, otros sí se veía muy acartonado, muy programado; y todos estabamos tan al pendiente de cualquier error, por mínimo se podia volver hasta trending topic o bien era utilizado como hashtag para mofarse y se creía que con eso el candidato bajaba puntos.

    Así pues los candidatos, algunos, empezaron muy bien; sabemos que lo ideal es que hubieran sido ellos mismos quienes manejaran sus cuentas, pero claramente se vio que fueron manejadas por los responsables de redes sociales; aquí es donde se recomienda agregar al final del texto una letra, un número o algún signo de puntuación para diferenciar cuándo escribe el candidato y cuándo el responsable de redes sociales, a veces vale, a veces no.

    El objetivo de que el candidato tuviera una cuenta en redes sociales fue tener presencia en medios digitales y consolidar a votantes de edades entre 18 y 35 años de edad; llevando un mensaje valioso y amplio a la sociedad y que este grupo de votantes funjiera como voceros ante el resto de la comunidad cercana a ellos. Aunque el objetivo cayó en el mismo vicio que la campaña “de a pie”, donde un candidato no asegura nunca el voto de un elector ni siquiera llevándolo a votar de la mano el día de las elecciones. Para los candidatos la meta era lograr ser un espacio de interacción con la ciudadanía, donde comunicaran temas coyunturales, donde expresaran sus pensamientos politicos o dieran a conocer su gestión, su agenda, otros también agregaron, compartieron y recomendaron frases, libros, películas, arte, música, museos, gastronomía, atractivos turísticos, cultura, historia, etc. y otros también compartieron sus momentos familiares.

    Hubo candidatos que, gracias a las redes sociales, complementaron su marca, que posicionaron temas, que debatieron; que sí, obtuvieron emisarios activos y que adquirieron y generaron información (siempre apegada a los estatutos del partido).

    Los candidatos dejaron mucho que desear y no utilizaron twitter como un foro de debate social y político, espontáneo y horizontal; simplemente lo usaron de tablero o pizarrón de corcho donde ponían lo que harían o hicieron en el día.

    Las redes sociales solamente debe ser un complemento de todas las demás actividades que cada candidato y sus diferentes equipos realizan en campo, niguno las utilizó adecuadamente, ni les sacó el provecho correspondiente.

    Y aunque diariamente nos hiciéramos la pregunta ¿qué nos gustaría leer del candidato? Siempre lo que escribiera era analizado, calumniado, transgiversado, lo que escribiera era usado, muchas veces, en su contra. Y era ahí donde, también, un comentario daba pie a una guerra sucia.

    Si solo el 10.4% de la población usa redes sociales podemos decir que esa cantidad no es nada despreciable para ningún candidato, puesto que de ese 10.4% su influencia es replicable en positivo y en negativo; y esta influencia es solo el reflejo del nivel político de las campañas de altura que tuvimos. Los mismos partidos políticos mandaban a sus militantes las líneas de acción con actividades bien establecidas de hasta a qué hora publicar qué textos, qué enlaces a noticias, a documentos, a videos; entonces cada partido, sin querer y queriendo, dio pie a cada una de las guerras sucias que existieron con los diferentes temas que hubo, y siguen. Eso se notaba en los trending topics y en los hashtags que aparecían diariamente. Y siguen.

    Aunque denostativas, en su totalidad, estas elecciones lograron que los ciudadanos estuviéramos más despiertos, preocupados y participativos..

    Lo interesante ahora, podrá ser, gracias a estas campañas y a este proceso electoral, cuántos mutes, cuántos unfollows, cuántos blocks se dieron en twitter; cuántas relaciones se fracturaron por defender o no a su candidato o a su partido. En fin la decisión la tenemos cada uno, si continuamos o no con el mismo tema, ya bastante desgastado. O le damos ya a lo que sigue . . .

    Mónica Ileana Silva Dávila
    Twitter: @desertique
    Email: msslwfd@hotmail.com

  4. Ricardo Rosas Gutierrez

    México lindo y querido !!!!!!!!
    Esta frase de una cancion tan conocida en todo el mundo deveria ser el refeljo de lo que los mexicanos sentimos por nuestro Mexico.
    Estas elecciones han sido las primeras en donde realmente los medios electrónicos han hecho resonar el sentir de diferentes maneras; existe tanta variedad de enfoques y de comentarios que llegamos a un punto donde no sabíamos cual era informacion real y cual era ficticia, los candidatos aprovecharon estos medios, pero a la mayoria de los Mexicanos nos hizo darnos cuenta de la realidad; no es raro que los resultados de las elecciones hayan salido tan polarizadas, ¿en verdad les sorprendio?, no es cuestión del partido que presuntamente gano, no se trata de fraude, ni siquiera se trata de creer en las instituciones o no, la realidad es que nuestro sistema político esta elaborado de tal manera que siempre habra controversias, lo que deberíamos pensar es anteponer el bienestar comun, al bienestar individual, debemos ser mas unidos como Mexicanos, debemos ser mas educados en materias de política, economía y sociedad debemos ver por el Mexico que queremos en 10 o 20 años, debemos entender que somos un pais heterogeneo donde los intereses propios pueden cambiar de una cuadra a otra pero cuando seamos capaces de entender y aceptar que lo que necesitamos como nación es unidad, generemos una masa critica que cree un cambio desde nuestro interior, solamente cambiando cada uno de nosotros vamos a lograr el verdadero cambio que hemos estado anhelando desde hace siglos.

    Creamos en el poder que reside en cada uno de nosotros y crearemos una sinergia colectiva, que nos llevara a tener el México lindo y querido que queremos, un México mas competitivo, mas educado, mas seguro, menos inequitativo, pero sobre todo seamos un México del que todos estemos orgullosos de pertenecer.

    Antes de decir que somos de “X” partido político, antes de ser de “N” sindicato piensa en lo que eres desde tu nacimiento y di “Yo soy Mexicano” y actúa para aportar por el bien común de este gran País.

    Ricardo Arturo Rosas Gutierrez
    Facebook: Ricardo Rosas
    Email: competitivemx@gmail.com

  5. El ciberactivismo, al cual no cuestiono sino que entiendo como una modalidad en la “guerra” política, mediática y social, está mostrando todo su rostro en este periodo de campañas electorales. Infortunadamente (y también lo entiendo) está presentando su faceta negra: la enfocada a la descalificación, el vituperio y la proliferación de mentira tras mentira con el afán de convertirla en verdad.

    Aquello que en la Ley electoral teóricamente se vedó para evitar las guerras sucias o negras (sin que se cumpla a cabalidad) está libre en las redes. La estrategia es clara: con bots o sin ellos, con redes perfectamente articuladas de usuarios -pagados o no-, los timelines o espacios de contenido en Twitter o Facebook se están llenando de cualquier cantidad de golpes entre unos y otros, y de paso atacando a periodistas sobre la información u opiniones que vierten.

    En el ciberactivismo, las estrategias son claras: generar ruido, mucho ruido hacia un objetivo determinado, particularmente con el fin de tirar una decisión o provocar sensaciones de inconformidad y hasta enardecimiento.

    Un vistazo general a lo que ocurre en las redes nos hace ver claramente no sólo el ataque entre opositores: los del PAN contra los del PRD y viceversa, o ambos contra el PRI que -siguiendo su línea de no querer confrontar, deja correr cuanta cosa se dice de ese partido y sus candidatos.

    A ello se agrega el periodismo digital militante, sobre todo pro Morena, que estructura noticias para dar “veracidad” a hechos que constituyen en esencia argumentos propios del discurso o la consigna política.

    La pregunta que surge, en consonancia con lo escrito por Regina Santiago, es. ¿Y toda esa golpiza aporta a la sociedad? o ¿simplemente es parte del ganar el poder por el poder a costa de lo que sea, incluyendo la confusión y la desazón ciudadana? Pareciera que va en esta vía.

    Y mientras la pregunta debería ser ¿qué futuro queremos como sociedad y país?, estamos enmarañados en la hipócrita moral de si Peña tuvo relaciones homosexuales o es un mujeriego; de si Josefina es débil por ser mujer, muchos le dan la espalda y no levanta; de si Quadri es engendro de Elba Esther o si Andrés Manuel es o no en verdad amoroso y sigue siendo el mismo lobo bajo una piel de cordero.

    Sé que es idealista hablar ahora del Proyecto de País hacia la próxima década.

    La Guerra Negra está aquí. Ya veremos sus saldos en julio… y la sociedad (confundida, apática y hasta polarizada) estaremos recogiendo los platos rotos en las próximas décadas.

  6. Un México cambiante y polarizado por las idea de un mejor México, cada uno tiene un argumento de cómo debe ser y algunos apoyan a uno, otros a otro y algunos a ninguno ya que sienten que no los representan.
    Las redes sociales como medio democrático.
    En las redes sociales circulan descalificaciones, acusaciones y bromas en todos los sentidos y direcciones, con el surgimiento de #yosoy132, las elecciones se han polarizado y convertido en un ejercicio democrático de vital importancia en esta época para los jóvenes de México, ya que es la acción que marcara a esta generación, la conformación de una nueva fuerza de opinión mediante los medios digitales de información no controlados u organizados, lo que una vez surgió para compartir opiniones o trabajos escolares, esta vez se convirtió en una de las plataformas Políticas más grandes de estos nuevos tiempos, donde todos tienen voz y pueden ser escuchados, donde se pueden mostrar videos presentando una nueva mirada de las cosas que suceden en el mundo y no solo por los estudiados de la materia, si no por el joven estudiante, la ama de casa o el trabajador promedio con acceso a estas plataformas. Pero toda esta belleza del mundo informático y de la comunicación “instantánea” de las impresiones y pensamientos de la gente, se está convirtiendo también en un arma de dos filos, ya que sin una regulación o alguien que verifique la información, se pueden presentar supuestos o mentiras, como hechos reales, cosas que pueden no solo polarizan mas a la gente que no busca la confirmación de la información, si no que se creen todo lo que sale de el teclado de personas que quizás solo quiere generar incomodidad o haza que la gente llegue a la violencia. Como sucediera con las cuentas apócrifas de reporteros o las cuentas hackeadas de los reporteros con mas seguidores de las redes. Se presentan fotos de documentos falsificados o la misma manipulación de los videos que demuestran supuestos ataques a los diferentes bandos.
    La misma gente que se una a los movimientos sin saber de que se tratan y creyendo que son portavoces de los mismos solo porque una de 20 palabas coinciden con su pensamiento. Como los que usan el nombre de #yosoy132 para publicitar un partido político o candidato en especifico, sin saber que el mismo movimiento en sus asambleas prohíben estas acciones y piden que el único medio sea el informar de todos y no solo de uno.
    Las redes sociales, con un público poco critico y ocioso que solo espera la verdad de todo aquel que desea postear algo en alguna red, son un una bomba que puede explotar en cualquier momento si no aprende a autorregularse y a denunciar a aquellos que solo quieren polarizar a la gente.
    Por un México mejor.
    Todos los candidatos hablan y proponen en el entendido de que la gente quiere escuchar eso y como prometer no empobrece, muchos prometerán cosas que probablemente no se puedan hacer o que tomaran décadas en poder cimentarse para su aplicación. Todos venden la idea de un México mejor, pero y la gente que esta pensando en estos días con eso.
    Los argumentos de que fulanito o zutanito son un peligro para México o cada candidato también habla de que el es lo mejor para México, pero que pasa con el pueblo… pues solo pasa que en el afán de un México mejor y solo repitiendo lo que lee o lo que escucha, polariza y ataca a las personas por que apoyan a tal o cual candidato y en algunos casos rupturas familiares, de Amistades y trabajos. solo por no compartir el mismo punto de vista, cada quien tiene su propia opinión de cada cosa, ya sea basada en realidades o falacias que se dicen en las calles, pero al final si analizamos las cosas de fondo, todos buscamos lo mismo, lo mejor por la nación, solo que cada quien apoya una idea diferente para conseguirlo.
    Nadie es más o menos ignorante por elegir una opción que no le agrada a los que nos rodean y es igual de válida para todos, pero debemos entender que al existir “n” cantidad de opciones para elegir, muy probablemente no sea la opción que elegimos la que se aplique, en base a ese entendido, se debe dialogar, compartir información y cimentar nuestra opinión, para un mejor ejercicio democrático y más aun que no el que llegue será el que cambie a nuestro país, si no que cuando la ciudadanía tome cartas en el asunto y vigile a sus gobernantes, será cuando México mejore para todos.
    Acusaciones y descalificaciones
    Vemos a la gente hablando de tal o cual acción y criminalizando las decisiones tomadas de modo poco popular, pero esto sale de que los mismos candidatos y gobernantes se acusan a diestra y siniestra sin presentar pruebas o procesos judiciales, para sustentar sus argumentos, sin tomar en cuenta que ellos son líderes de opinión y que lo que digan la gente menos critica y mas dogmatica, lo tomara como una realidad y abogara porque esta gente sufra el castigo de una sentencia no dictada por las normas que nos rigen. Los mismos actores deben mesurarse y solo hablar de realidades y me gustaría que fueran los primeros en ser juzgados por la difamación, en lugar de querer regular a la gente que comente estos hechos en las redes sociales aun que solo hagan eco de estos comentarios.

    Para concluir estas, elecciones son las más comentadas, con mas participación y con mas opinión, al mismo tiempo la falta de una autorregulación mas efectiva u organismos para que ayuden a la misma. Con un México tan informado y conectado, el mismo debe evolucionar a una base mas critica, objetiva y participativa.

    krizarmax@hotmail.com
    @krizarmax
    Francisco Dario Granillo Landgrave

  7. PRESIDENTES POR UN DÍA, VILLANOS POR 6 AÑOS

    El martes 26 de junio, en punto de las 7 de la mañana, me presenté para recoger en mi caracter de presidente de casilla básica en elecciones federales, el paquete electoral para la sección 4393 del Distrito Federal.

    De inmediato se respiró un ambiente de servicio, mi capacitadora del IFE, Elena, se sentó conmigo para explicarme el procedimiento de entrega, que contaríamos una a una las boletas, cotejaríamos con un inventario, que yo firmaría, todo el material que se me entregaría y posteriormente volveríamos a introducir al paquete. Todo quedaría sellado hasta el día de la elección, cuando en punto de las 8 de la mañana, ni un minuto menos, deberíamos iniciar con la instalación de la casilla.

    Ya el primero de julio, nos constituímos en el lugar donde se instalaría la casilla, esto a las 7:30 de la mañana, con el objeto de colocar algunos señalamientos que con recursos propios, mis compañeros funcionarios de casilla, hicieron para facilitar la comunicación con los votantes.

    En punto de las 8 de la mañana, iniciamos con la instalación de la casilla, ya con reclamos de ciudadanos que habían acudido a votar a esa hora, ya que en los medios de comunicación se anunció que a esa hora abrirían las casillas, lo que provocó que incluso en algunos momentos, los funcionarios de casilla fuéramos insultados e incluso acusados de obstaculizar el proceso y estar coludidos para impedir el voto.

    Así las cosas, con la presión del tiempo y el descontento de quienes ya se encontraban en la fila, instalamos la casilla, siempre solicitando que los representantes de partido estuvieran al tanto de cada apertura de paquetes sellados, conteos, material, tiempos, etc.

    Una vez abierta la casilla, todo comenzó a ser mucho más sencillo, la gente comenzó a entender que todos tratábamos de cuidar las elecciones, que habíamos contado y cuidado el material, que manteníamos un trato de respeto con todos aquellos que se encontraban en las instalaciones y haciendo fila, dando prioridad a personas de la tercera edad y personas con discapacidad.

    Durante la jornada hubo diversos incidentes, desde una persona de la tercera edad que se presentó con dos credenciales del IFE distintas, sin que ninguna de estas coincidiera con la lista nominal, pasando por petición de representantes de partido para retirar propaganda de las inmediaciones de la casilla y un joven que tomaba notas desde la baqueta de enfrente y que fue motivo de sospecha por parte de representantes de partido de que estaba tomando lista de votantes.

    Todas y cada una de las incidencias fueron atendidas, tomando nota en el acta respectiva, y dando lectura en voz alta a todos representantes de partido registrados para la casilla. De esta forma, en ningún momento hubo inconformidad de los representantes de partidos y fuimos formando una relación de confianza y cooperación para sacar adelante la jornada electoral.

    Entre los funcionarios de casilla fuimos formando más que un equipo, nos convertimos en amigos, habíamos sido vecinos por años, pero no habíamos tenido la fortuna de encontrarnos antes. Formamos un pequeño tejido a partir de ese momento. Juntos fuimos resolviendo necesidades de votantes y representantes de casilla. Nos coordinamos de forma en que todos tuviéramos certeza al momento de contar, llenar actas, empaquetar y sellar paquetes.

    Ya noche, mis compañeros me esperaron hasta que entregué el paquete. Para nosotros había sido todo un éxito. Nos sentimos orgullosos de haber sido parte de un proceso que cuidamos, promovimos y comunicamos. Los simulacros y reuniones que tuvimos antes del primero de julio habían valido la pena.

    Hoy, gran parte del proceso se pone en duda. Hoy se habla de un fraude, nuevamente. No importa la forma en que los ciudadanos hayamos participado, del número de representantes de partido, de observadores, de información y del nuevo récord de participación… se dice que hubo fraude.

    Desde antes que yo entregara el paquete electoral, hasta el momento en que escribo estas líneas, se sigue hablando de un fraude orquestado.

    Lo grave no es que se pida rendición de cuenta a las instituciones, rendirlas es parte de las obligaciones de estas, lo grave es que parte fundamental de la elección se llevó a cabo gracias al trabajo de ciudadanos, por lo que también se descalifica todo el trabajo que realizaron por días, trabajo que al día de hoy muchos siguen realizando de forma voluntaria. Con muchas de las acusaciones se está demostrando un gran desconocimiento de los instrumentos, tiempos, causas y medios de impugnación. Se pretende desinformar o incluso establecer nuevos criterios bajo los cuales, se debe considerar como nula la elección.

    Podemos estar de acuerdo o no con los resultados, puede que aquel que hasta el momento aparece como ganador no haya sido el mismo por el que votamos (el cual, es mi caso), pero se está llegando al extremo de descalificar a los mismos ciudadanos que participaron en el ejercicio, a aquellos que no votaron por su candidato o que incluso no votaron, se está perdiendo la unidad que como ciudadanos habíamos comenzado a lograr.

    Si algo necesitamos en este momento es precisamente unidad, establecer prioridades comunes, exigir que se cumpla con nuestra agenda, no la de los partidos, generar sociedad civil que exija a todos los actores y tomadores de decisiones por igual, no que sirva a solo un grupo, sociedad civil que se mantenga en lo público y no privatice el discurso.

    Nos estamos jugando mucho más que la titularidad de un ejecutivo. En los próximos años se pondrá el juego todo aquello que hemos construido, aquello de lo que aún no tomamos consciencia, ponemos en juego nuestras libertades, y hoy por hoy, el peor enemigo de estas no es precisamente un partido, no es una institución, no es un candidato o un virtual ganador, somos nosotros mismos.

    Las elecciones pasaron, los conteos y recuentos también pasaran, en 6 años, sea quien sea, también se irá. Los únicos que permanecerán aquí seremos nosotros… es momento de pensar cómo es que queremos hacerlo.

    P.D. Gracias Maria del Carmen, gracias Ana Margarita, gracias Juan Alberto. Hicimos todos juntos un gran trabajo, pero principalmente, encontré en ustedes nuevos y grandes amigos.

  8. Las pasadas elecciones nos han dejado claras varias circunstancias, a saber; en principio que la política dejó de hacerse sólo en el sitio o a pie, es decir en eventos masivos o en la calle, ahora también se traslado a la red y lo hizo de varias formas, así vimos paginas “oficiales” de los candidatos y muchas no oficiales, en las primeras encontramos lo que fueron sus propuestas y plataformas de partido, el acontecer diario puesto en el boletín de prensa, todos de forma muy institucional; en las segundas y mucho más abundantes, encontramos desde las denuncias sin sustento, los ataques, las burlas, las descalificaciones a las ideologías rivales, hasta las más incongruentes propuestas, sin embargo hubo un punto que me llamó sobremanera fue la fe ciega con la que los que ahí colaboraron lo hacían, casi en automático, si apoyaban a un candidato, descalificaban al otro o a los otros, siempre encontrando que su candidato era el mejor en todo, sea salud, empleo, economía, seguridad publica y procuración de justicia y que por el contrario, los rivales eran sin importar el orden especifico, los peores en todo, los más nefastos candidatos, la basura de la política y creo que ese fue el peor error que cometieron los que ciegamente apoyaron a uno u otro candidato.

    En efecto, mientras que en el particular siempre sostuve en las charlas familiares y con los amigos que el candidato del PRI, era el menos malo de los cuatro, había quien se ilusionaba sobremanera con los disparates, porqué no eran propuestas serias u ocurrencias que sobre la campaña iban haciendo sus candidatos, así vimos que un sector de la población políticamente interesada era el de los convencidos, si convencidos de que su candidato era el todo poderoso que pondría orden y rumbo a la política mexicana, sin embargo, tal mentira no pudieron sostenerla con lo único con lo que se gana una elección, con votos, mas allá de la alharaca y el chiste espontaneo, ese sector nunca se cuestionó la viabilidad de sus propias propuestas, evidentemente menos lo hicieron con la de los rivales y precisamente esa falta de autocrítica, de ciego convencimiento fue lo que los llevó a la derrota, pues más allá de que se limitaron a creerse sus propias mentiras, pretendían que quienes no las creyeran estaban equivocados o alejados del camino correcto, por eso sus discursos siempre fueron de descalificación, pues más allá de una falsa imagen, realmente entre líneas dejaban ver su verdadera cara.

    En este contexto, muchos atribuyen el triunfo de la social democracia a la influencia de la televisión, los medios de comunicación y hacen especial hincapié en las encuestas, afirmación que personalmente no comparto, dado que ello equivaldría per se, a creer que el 70% del electorado que no apoyó a las propuestas del candidato de izquierda es simplemente estúpido y fácilmente manipulable por la influencia que tuvo de esos medios. En efecto, atribuirle poder de convencimiento a esos tres rubros de la comunicación de masas, sin duda es una posición maquiavélica, puesto que al revisar de manera general los reportes respectivos, nos encontramos que conforme a lo señalado por el órgano de monitoreo especializado de la UNAM, hubo equidad en el manejo de tiempos, notas y sentido de las mismas, entre todos los candidatos, también hubo episodios en que el candidato de las izquierdas afirmo que iba arriba en las encuestas, siendo quizá esa la razón por la que ahora afirmen que las encuestas estaban mal hechas o cuchareadas a favor de algún candidato, pues frente a los datos que él nunca revelo, la encuesta del 1ro de julio desmintió únicamente a la que él decía tener y cuyos datos nunca reveló, pero confirmó a todas las demás al menos en la tendencia y orden de los candidatos.

    Finalmente un aspecto por demás destacable fue que dentro de esa nueva dinámica de la política mexicana en redes, emergieron como fuentes de inmediato conocimiento algunos sites, muy interesantes, entre ellos precisamente el de OMCIM que de inmediato que detectaba una nota falsa, o fuente pirata, lo destacaba, haciendo con ello que el potencial elector y lector de su site, se volviera poco a poco más crítico y acucioso en su propio criterio, al tiempo destaco Medios y Ciudadanos, un buen blog de gente no involucrado en el gremio periodístico y en el cual también se evidenciaron los desatinos de los candidatos en redes, por su parte se afianzaron en mi gusto, algunos noticieros y programas de análisis político, donde sin importar filiación o preferencia política, siempre se conducían con objetividad, siendo ese el factor por el cual día con día fueron acrecentando la audiencia y por obviedad haciendo que la gente tuviera una visión clara de lo que en realidad estaba ocurriendo durante las campañas, así que bien por los promotores de las audiencias críticas, pues de una u otra forma sirvieron para formar conciencia en los electores, quienes también, fuimos ratificando nuestra forma de pensar a lo largo del proceso electoral que ésta a días de concluir, ratificando la victoria del menos peor. Ya lo verán!!!

  9. y el resultado del premio OMCIM fue????

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s