¿Vamos a destruir Televisa?: Genaro Lozano (Reforma)

Reforma, Genaro Lozano

Lo he dicho siempre: no veo televisión, aunque debo aclarar que lo que no veo es la programación de Televisa ni la de TV Azteca, al menos desde hace una década.

 

Para informarme leo periódicos, sitios web y las redes sociales. En tiempos electorales prendo los noticieros, a veces, porque me interesa ver la cobertura que dan de las campañas en los horarios “prime time” y ver si desde las televisoras se está dando un trato “especial” a algún candidat@, tanto en México como en EU.

 

No veo los contenidos de “entretenimiento” porque las opciones de programas como Laura en América, Matutino Express, la Rosa de Guadalupe, La Voz, La Academia, entre otros, no me provocan interés alguno. Habrá a quien gusten esos contenidos, a mí me parecen telebasura y prefiero leer un libro o ver series gringas en Apple TV.

 

Desde hace 10 años empecé a colaborar en diversas televisoras con análisis y comentario político. La primera vez lo hice en Canal 22, allá por el 2001, y recuerdo que la conductora me vio y no me quería sacar al aire porque me veía muy joven. Del 2007 al 2008 estuve semanalmente en un noticiero que conducía Yuriria Sierra y después Lilly Téllez y Fidel Samaniego. Ahí le cobraba bajos honorarios a la empresa de Ricardo Salinas Pliego, donde nunca me censuraron ni cuando critiqué el negocio que hace Elektra cobrando intereses impagables a gente de escasos recursos.

 

Desde el 2009, cada vez con más frecuencia, colaboro con televisoras como Canal 11, CNN en español, EfektoTV, entre otras. No veo televisión, pero sí colaboro en ella. La televisión magnifica el discurso. Llevo doce años escribiendo en periódicos y mis opiniones o los temas que quiero impulsar nunca tienen tanto impacto como cuando “salgo en la tele”. En algunos de esos periódicos me han censurado y de ellos me he ido y lo he denunciado cuando ha pasado. Así sucederá si pasa (o cuando pase) con Televisa.

 

El domingo empecé un programa semanal llamado “Sin Filtro”, por Foro TV de Televisa. Desde la semana pasada llovieron las críticas luego de que la televisora empezara a sacar promocionales del programa y luego de una entrevista que le di a Brozo, a quien por cierto respeto y me parece de lo más inteligente que tiene Televisa hoy.

 

Las críticas han estado dirigidas sobre todo a Antonio Attolini, uno de los panelistas que me acompañan en el programa. Sobre ello, solo diré que Antonio se defiende solo y que solo espero que cada vez más gente lo reconozca por su inteligencia y por su autonomía.

 

Respecto a las otras críticas. Primero aclaro que no soy un empleado de Televisa, sino un colaborador que cobra por honorarios. Creo en el trabajo digno y bien remunerado y a Televisa jamás le haría algo pro bono. Televisa no me pagará ni seguro médico, ni vacaciones, ni prestaciones extra, ni Audi en la calle, ni “exclusividad”. Soy un colaborador que será crítico de todo lo que para mí sea criticable.

 

Mi intención no es destruir Televisa. Es demasiado ingenuo. Ni Poniatowska, ni Dresser, ni Monsiváis, ni Aristegui ni otras voces críticas que están o que han pasado por ahí lo han logrado o buscado. Tampoco creo que la democratización de los medios, tema que ha estado vivo en México desde hace décadas y que no es exclusivo de un movimiento social, se alcance con abrir un programa dominical para jóvenes, a las 11 de la noche, que alcance un punto de rating.

 

Lo que sí quería hacer con este programa es que se abriera un espacio permanente –y por lo menos un año así será- en la televisora que casi monopoliza el mercado, para escuchar la opinión de voces nuevas, de estudiantes universitarios, en lugar de las de los opinadores de siempre. Yo sé lo difícil que es que se abran espacios a voces nuevas.

 

Buscaré que siempre haya participaciones diversas, especialmente de estudiantes de los estados. No como una acción afirmativa, sino porque creo que los estudiantes y los habitantes de la Ciudad de México estamos ensimismados y que necesitamos saber y hablar de lo que está pasando fuera de esta isla urbana.

 

Ojalá que los estudiantes que me acompañarán en los programas futuros quieran hablar de las agendas que no se oyen, de los temas que nadie pela, que sean menos soberbios y que entiendan para qué sirve un espacio así. Y claro, habrá cambios en el formato porque no se trata de ver quién grita o manotea más, sino qué argumentos presenta.

 

De las televisoras y sus intereses, espero que los participantes quieran profundizar cuando les pregunte ¿qué pasa cuando la hermana de Leopoldo Gómez, un directivo de Televisa, o la hija de Ricardo Salinas Pliego están en el Senado? o ¿Qué sucede cuándo López Dóriga tiene una agenda en contra de la ciclovía en el Circuito Gandhi?, por tomar dos temas coyunturales.

 

Al final, si logramos consolidar un espacio de opinión plural, informada y crítica y si las demás televisoras abren espacios similares me daré por bien servido. Televisa se tardó, pero ya abrió un espacio nuevo y al final si la gente decide no ver Sin Filtro porque está viendo la programación cultural del 22 o leyendo un libro, pues mejor aún.

http://www.reforma.com/editoriales/nacional/677/1353309/

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s