132, etiqueta multiusos. Sin filtro y sin fondo

Con ganas de darle carácter épico a un asunto de aritmética que no está consiguiendo los resultados políticos anunciados, la bancada del sol azteca en el Senado ha sido equiparada por su cuestionado coordinador, Silvano Aureoles, con el movimiento #YoSoy132.

Orgullosísimos de que la alianza en la que participaron alcanzó determinada cantidad mayoritaria de votos, los perredistas califican la sesión de histórica” y se declaran “Yo soy 128”, aunque las consecuencias prácticas de esa presunta victoria estén entrampadas en los dominios de la Cámara de Diputados, con el taimado sonorense Manlio Fabio Beltrones como garante de los intereses caciquiles sindicales y anunciado corrector de la emotividad senatorial de panistas y perredistas, a tal grado que ha anunciado que Felipe Calderón verá la aprobación de la “reforma laboral” desde una silla distinta a la actual.

La misma etiqueta multiusos, la del 132, revoloteó durante algunos minutos en el experimento de presunta apertura de Televisa, en Foro TV, a críticas y análisis que se esperaban de tal crudeza que el título del programa correspondiente fue titulado Sin filtro. La polémica desatada, particularmente en Internet, por la participación de personajes identificados con el movimiento de estudiantes que este año estalló (sobre todo en el caso de Antonio Attolini, que fue uno de los voceros más destacados) quedó sin suficiente materia a los pocos minutos de que el moderador, Genaro Lozano, dio la voz de arranque a la discusión ante cámaras. El parloteo juvenil no confirmó (por su textura dispersa) las sospechas de quienes creían que se trataba de una elaborada estrategia de la empresa de Emilio Azcárraga para apropiarse de las mieles del 132, pero tampoco satisfizo a quienes estaban a la espera de un producto televisivo fuerte, directo, clarificador.

Cierto es que Televisa sabrá aprovechar para fines de posicionamiento mediático y político el hecho de “abrir” su programación a voces provenientes de universidades privadas a las que seleccionó conforme a sus criterios corporativos, y no porque representen una corriente de pensamiento juvenil aprobada y sustanciada por asambleas o movimientos, pero al menos en el programa inaugural no se vio que Sin filtro contenga más maquiavelismo que el aprovechamiento de las circunstancias y el jugueteo conceptual que de seguir en la línea vista en su primer programa podría ser victimado simplemente por la dictadura de la medición de audiencia.

Consultar nota original

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s