Transición ¿mediática?

Por Salvador García Soto, publicado en 24 horas

Seis reuniones privadas en Los Pinos y los periódicos proclaman que estamos ante una “transición inédita”, que nunca “un presidente entrante y un saliente habían sostenido tal nivel de diálogo y cercanía”.

Todos alaban, como un signo positivo y de certidumbre que haya tal nivel de entendimiento entre el gobierno que llega y el que se va y sobran fotos y videos de Felipe Calderón y Enrique Peña Nieto dándose la mano, sentados en el despacho presidencial, encabezando juntos una reunión de trabajo, caminando codo a codo en las escalinatas de Los Pinos.

Pero detrás de las imágenes y los mensajes mediáticos, la transición de la administración pública no camina ni tan tersa, ni tan eficiente, ni tan aterciopelada. Titulares de varias dependencias del gabinete federal afirman que hasta el momento no los ha visitado ningún encargado del equipo de transición de Peña Nieto y, a escasas cuatro semanas del cambio de gobierno, no han iniciado, en algunas áreas estratégicas, los procesos de entrega-recepción de programas, planes y sistemas que requieren del conocimiento y la explicación previa para quienes encabezarán la nueva administración.

Al menos dos secretarios de dependencias consideradas estratégicas, consultados por esta columna, revelaron que aún no han recibido ningún contacto de ningún encargado del equipo de transición para iniciar la entrega de sus secretarías. Uno de ellos, que maneja sistemas y programas confidenciales y de seguridad, expresó su extrañeza porque no ha habido respuesta a los mensajes que les ha enviado a personajes del primer círculo de Peña Nieto para solicitarles que le indiquen con quién se va a entender para comenzar el proceso de entrega que, en su área, es delicado por la complejidad de los programas y sistemas que se manejan.

Lo mismo se escucha en otras dependencias, algunas que incluso recibieron alguna primera visita de cortesía de algún miembro del equipo peñista, pero “después ya no han regresado para comenzar a entregarles los fierros”, dice un subsecretario federal que pidió el anonimato. La pregunta es ¿de qué sirve entonces tanto despliegue mediático con reuniones, encuentros y pláticas en Los Pinos o la integración de un numeroso equipo de transición dividido por áreas y sectores públicos, si en los hechos ni siquiera ha comenzado el inevitable proceso democrático de la entrega y la recepción?

El lunes en 24 HORAS se mencionaba que un arquitecto, enviado de Peña Nieto a Los Pinos, comenzó a trazar los planos y a planear las modificaciones que se harán a la casa Miguel Alemán para habilitarla de nuevo como residencia presidencial, en la que vivirá la nueva familia que habitará la casa oficial. Y no es que no sea importante que se planeen con tiempo los cambios para la comodidad de la nueva familia presidencial, pero ¿no será más importante, a un mes del cambio de gobierno que apuren una entrega eficiente y detallada de los programas y acciones de gobierno que están en curso?

Consultar nota original

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s