#YoSoy132: ni primavera ni nada (Milenio)

Por Carlos Marín, publicado en Milenio

Un centenar de activistas del #YoSoy132 protestó el miércoles reciente, frente a las oficinas de la representación del gobierno de Michoacán en la Ciudad de México, contra los operativos policiacos en las normales rurales que fueron paralizadas más de un mes y convertidas en corralones de casi un centenar de autobuses y camiones de carga secuestrados y vandalizados. El viernes, por la misma insensata causa, unos tristes 40 de sus correligionarios bloquearon dos horas la circulación en Insurgentes Sur.

Y antier sábado, un número más ínfimo aún de #YoSoy132istas estuvo entre los poco más de 200 marchantes del monumento a la Independencia a la Plaza de la Constitución, que se habían propuesto colocar frente a Palacio Nacional “65 mil veladoras” (una por cada muerto de la narcoviolencia de la que culpan a Felipe Calderón), pero les faltó un titipuchal de simpatizantes para completar la ofrenda.

Atrás, muy atrás, parecen haber quedado las movilizaciones tumultuarias que siguieron a su gestación (viernes 11 de mayo) en la Universidad Iberoamericana (durante la fracasada incursión electoral de Enrique Peña Nieto), en las que llegaron a participar miles de estudiantes de varias decenas de instituciones educativas.

“Primavera mexicana”, llegaron a decirle algunos ilusos al #YoSoy132, imaginándolo tan importante como la árabe que perfiló la muerte de tiranías en Túnez y Egipto; o de los indignados de Madrid o el Occupy Wall Sreet gringo, supusieron otros y, los más cándidos, la reedición… del Movimiento Estudiantil del 68.

Nada más desatinado.

Pero, ¿qué podía esperarse de una organización evidente, pero vergonzantemente política, que desde su alumbramiento se proclamó “anti-Peña” pero “apartidista” y ni siquiera ha sido capaz de definir su posición ideológica?

Su equiparación con el estudiantado universitario en el diazordacismo es un atentado contra la memoria, el conocimiento y la inteligencia: el del 68 fue tan solo pero sobre todo un movimiento contra la represión, a favor del diálogo y por las libertades democráticas elementales.

Impensable imaginar que haya estudiantes de la Ibero, la UNAM, el Poli o el Tec (sus principales canales de comunicación y convocatoria son el Twitter y el Facebook) contrarios al aprendizaje del inglés y computación en las normales rurales.

A poco más de cinco meses de nacido pero sustancialmente retrógrado, el #YoSoy132 da signos de requerir con urgencia una incubadora.

Como se informó en estas páginas ayer, padece asambleítis: sesiones que violentan los acuerdos de lo que había creado como su principal órgano rector (Asamblea General Interuniversitaria); falso “apartidismo” que deja ver los calzones de su activo lópezobradorismo; la cada vez más desinflada participación de manifestantes para lo que sea y pésima propaganda de sus disímbolas facciones.

Esta frustrada “primavera” no ha dado más que flores ilusorias… cortadas a machetazos y envenenadas por el Frente de Pueblos de Atenco, el SME, la CNTE, similares y conexos, y sofocadas por los chochitos progres que la infectaron con sus estertores desde que nació…

Consultar nota original

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s