El totalizante Attolini (La Razón)

Por Salvador Camarena, publicado en La Razón

Escuché el otro día en el programa de radio de Leo Zuckerman a Antonio Attolini, vocero de la asamblea del ITAM del movimiento #YoSoy132, hacer malabares para defender una posición.

Por un lado no validó los huevazos a Adela Micha en Veracruz, pero tampoco condenó, sin atender a un supuesto contexto de los hechos, el ataque. Zuckermann apretaba a Attolini para que dijera si condenaba o no el mecanismo (lanzar huevos a un conductor) como protesta, pero el estudiante se escabulló con relativo éxito.

Si un miembro del 132 no condena los huevazos, ¿se puede decir que EL (con mayúsculas) movimiento #YoSoy132 valida el ataque? Attolini publicó ayer en Enfoque, de Reforma, un texto que confirma que en el 132 hay gente lúcida que parece no entender que es poco elegante responder a una crítica con una descalificación “totalizante”.

La formulación sobre la naturaleza del 132 de Attolini es interesante. Van dos párrafos: “La protesta no requiere de un proceso formal de certificación, afiliación e identificación. Para ser miembro del #YoSoy132 tampoco. Quien quiera combinar estos dos elementos —protestar y usar el nombre del #YoSoy132 para recibir visibilidad—, bien puede hacerlo sin que eso represente una contradicción inherente o una señal de desorganización de quienes sí estamos incorporados a las estructuras formales”.

“El #YoSoy132 es un concepto que permanece abierto para que cada quien lo interiorice a la imagen y semejanza de sus propias expectativas, creencias, escalas de valores, etcétera. Por ejemplo, #YoSoy132Frankfurt nunca ha puesto un pie en la Asamblea General Interuniversitaria y es tan #YoSoy132 como cualquier otro y toma las acciones y las medidas que ellos consideren pertinentes de acuerdo al contexto político que los rodea. La idea política es lo que trasciende”.

Es decir, el 132 es una especie de paraguas que cobija protestas. Si ese paraguas alguien lo usa para tomar una caseta de peaje y dejar pasar a cuanto cristiano se le pegue la gana, pues la naturaleza misma de éste, que es democrática, dificulta que otros 132 condenen esa forma de usarlo. Igualito con Adela. Hasta ahí, no problema.

Attolini nos da una receta totalizante (la palabra no está en la RAE pero la tomo prestada de su texto) sobre cómo debe la prensa cubrir al 132. Dice: “El problema está en considerar a la sociedad —y particularmente a los estudiantes universitarios— como un conjunto homogéneo de aspiraciones y deseos. La realidad es otra completamente distinta y se arroja (sic) en contra de estas categorías tan reducidas. (…) Los oxidados comentócratas de los medios de comunicación utilizan discursos totalizantes y maniqueos sin ver más allá de lo evidente. El #YoSoy132 ha logrado revelar realidades sociales que por mucho tiempo habían permanecido ocultas pero que ahora logran visibilizarse gracias a que existe un concepto que las sostiene y les da relevancia. Son muchas y todas muy complicadas. Y eso hay que tenerlo en cuenta siempre que se emita un juicio sobre el fenómeno de lo social y en particular sobre el #YoSoy132”.

Attolini incurre en lo que reclama. El 132 es diverso, pero los medios y los comentócratas no. Según él, periodistas y analistas tienen idéntico comportamiento, y si eso no fuera suficiente tragedia, para colmo, somos miopes, simplistas y mentalmente artríticos. Mientras, los sofisticados y plurales pueden aventar huevazos.

Consultar nota original

 

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s