Visiones radicales del Movimiento #YoSoy132 (Excélsior)

En http://www.rebelion.org se publican posturas de la izquierda revolucionaria. Encontrará opiniones de los más radicales del movimiento

Excélsior, Leo Zuckermann

De acuerdo a una nota de Silvia Garduño en Reforma, el movimiento estudiantil #YoSoy132 continúa en su lucha contra Enrique Peña Nieto, Presidente electo, pero existen diferencias en cómo hacerlo. Hay diversas corrientes e ideas. Conviven posiciones moderadas y radicales. Están los que piensan que la protesta debe hacerse dentro del marco jurídico e institucional y lo que creen que eso está podrido por lo que es necesario armar una revuelta social.

 

Gracias al artículo mencionado, encontré el sitio http://www.rebelion.org donde se publican posturas de la izquierda revolucionaria. Ahí se pueden encontrar opiniones de los elementos más radicales del #YoSoy132 que, de acuerdo a Garduño, está integrado por estudiantes de la Facultad de Filosofía y Letras de la UNAM, por la ENAH, el IPN y, para mi sorpresa, mi alma máter, El Colegio de México.

 

A continuación reproduzco tres opiniones representativas del sector más radical del Movimiento #YoSoy132:

 

“No se puede conciliar ni dialogar con quienes han pisoteado las leyes, han masacrado al pueblo y pretenden entregar los bienes de la nación a los grandes capitalistas. Las consecuencias de haber aceptado un fraude electoral en 2006 se tradujeron en una absurda guerra que le costaron casi 100 mil muertos al país. Aceptar un nuevo atropello sin siquiera llamar a movilizarnos y a resistir de forma decidida, implicará enfrentar un escenario de desastre para los próximos seis años, en los que las posibilidades de realizar una transformación pacífica del país serán cada vez más difíciles. ¡Aún estamos a tiempo de revertir esta situación! ¡Pongamos todo nuestro empeño y combatividad para impedir que Peña Nieto asuma el poder! ¡Hagamos que #YoSoy132 pase a la historia como un ejemplo de entereza, valor y resistencia frente a quienes pretendían hacer retroceder los derechos y las condiciones de vida de la población mexicana a la época colonial!”

 

Nahúm Monroy, #YoSoy132: Lo que está en juego

 

“En algunos sectores del movimiento #YoSoy132, no la mayoría claro está, existe la intención de radicalizar el movimiento contra la imposición de Enrique Peña Nieto. Estos sectores pugnan por radicalizar y agregarle ‘contundencia’ a las acciones, los estados del interior de la República (Puebla, Veracruz, Baja California, Coahuila, etc.) están poniendo la muestra del arrojo que quizás necesitamos para trascender y elevar la lucha a otro nivel, temerle a eso e intentar contener o limitar estos esfuerzos es la peor de las incongruencias. Ante estas acciones y posicionamientos se desvelan o desnudan las verdaderas posiciones de otros actores que se han aglutinado en torno al #YoSoy132. Nos referimos a la socialdemocracia reformista que, a pesar de sostener la bandera de la lucha, en este momento, no aspira sinceramente a detener la imposición de Peña Nieto, ni está impulsando el desarrollo de procesos organizativos que puedan desembocar en el fortalecimiento de esta lucha. A lo que realmente aspira la socialdemocracia en la presente coyuntura es a fortalecerse, a reclutar nuevos cuadros, a empoderarse para, desde posiciones menos débiles, seguir negociando cotos de poder con el Estado a expensas del movimiento social y de quienes si están dispuestos a dar la vida en las calles. Ha quedado demostrado históricamente que la socialdemocracia no tiene inconveniente en negociar la sangre del pueblo”.

 

Olegario Chávez, De los manuales de la CIA a la moderación de la socialdemocracia en el #YoSoy132

 

“Quienes en la práctica se han comportado como policías del movimiento ‘pacífico’, al señalar, censurar, condenar o prohibir ciertas acciones, lo han hecho siguiendo, consciente o inconscientemente, una serie de recetas y lineamientos creados específicamente para neutralizar las protestas sociales y conducirlas a la derrota. Es de esta manera que la ‘acción no violenta’ queda siempre como dependiente e impotente frente a la violencia estructural. Precisamente, en una situación donde la violencia material estructura las relaciones sociales, es necesario combatirla materialmente, ‘la violencia material no puede ser derrocada sino con la violencia material’. Hacer lo contrario es dar palos de ciego y dárselos a uno mismo.”

Ver Original

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s