Chantajeó el gobierno con el tema Aristegui para negociar cualquier asunto de MVS

Por Miriam Posada García, publicado en La Jornada, pi

El presidente del consejo de administración de Multivisión (MVS), Joaquín Vargas, denunció que el gobierno federal condicionó tratar cualquier asunto relacionado con la empresa, y en especial con el proyecto 2.5 Banda Ancha para Todos, a que la periodista Carmen Aristegui se disculpara por haber comentado presuntos problemas de alcoholismo del presidente Felipe Calderón.

Dijo que los primeros emisarios fueron la vocera de la Presidencia, Alejandra Sota, y el titular de la Secretaría de Comunicaciones y Transportes (SCT), Dionisio Pérez Jácome. Este último, con la carpeta del proyecto sobre su escritorio dijo a Vargas que tenía instrucciones de no abordar el tema hasta que la conductora de la primera emisión de noticieros de MVS se disculpara.

Vargas explicó que debido a que la periodista no aceptaría disculparse ni la empresa el chantaje, se optó por el despido, pero cuando la Presidencia tuvo conocimiento de ello, el siguiente emisario fue Javier Lozano, entonces secretario del Trabajo, quien le dijo que en el gobierno se sabía que su proyecto para ofrecer banda ancha de alta velocidad tenía méritos propios, pero que si recontrataba a Aristegui al proyecto se iba a la chingada.

El empresario señaló que ante las continuas presiones, chantajes y condicionamientos empezó negociaciones para recontratar a Aristegui y continuar trabajando bajo el código de ética de la propia empresa.

Joaquín Vargas identificó el surgimiento de Dish –en 2008– como el momento en que se intensificaron las presiones por parte de Televisa para sacar a MVS del mercado; después vinieron las presiones para que no se le refrendaran las concesiones en la banda de 2.5, y dijo que el 4 de febrero de 2011 se recrudecieron con la llamada de Sota, en la que exigió una disculpa pública de Aristegui por haberse referido a supuestos problemas de alcoholismo del presidente Calderón.

Narró que ese día estaba agendada una reunión con Dionisio Pérez Jácome para revisar el tema de la banda de 2.5, el cual no se abordó porque el funcionario le informó: tengo instrucciones del señor Presidente de no gestionar asunto alguno de MVS, y en especial de la 2.5, hasta que la señora Aristegui ofrezca una disculpa pública por su comentario en relación con el supuesto alcoholismo del Presidente. Por ese motivo, la junta programada para hoy no se llevará a cabo. Te ofrezco que tan pronto la señora se disculpe agendaremos de inmediato la reunión.

La disculpa no se dio y el empresario tomó la decisión del despido, pero ante la reacción ciudadana las presiones continuaron para que informara que el gobierno no había tenido que ver con la salida de Aristegui y que había sido una decisión de la empresa. Por supuesto, me negué a ello.

Vargas explicó que el domingo 13 de febrero, a las 19:30 horas, a petición de Javier Lozano se encontró con él en casa de un amigo, que es testigo de calidad. Relató que Lozano empezó la plática diciendo que el presidente Calderón y su esposa, Margarita Zavala, estaban enterados de que estaban reunidos.

El entonces funcionario federal dijo: hemos encontrado que tu proyecto de la 2.5 Ghz tiene méritos propios, pero si recontratas a la periodista, a tu proyecto se lo lleva la chingada y te olvidas de este gobierno hasta el último día.

Vargas dijo que en el consejo de administración de MVS coincidieron en que lo expresado por Lozano era un chantaje inaceptable, por lo que iniciaron negociaciones para restablecer la relación laboral con Aristegui, quien se reincorporó a la primera edición de Noticias MVS el lunes 21 de febrero. El domingo 13 de febrero de 2011, a las 19:30 horas, me amenazaron, y el pasado 8 de agosto, a las 12:00 horas, cumplieron su amenaza.

El empresario dijo que si el gobierno no desiste de rescatar la banda de 2.5 sujetará a la próxima administración a litigios por lo menos cinco años, porque MVS peleará en tribunales. “El rescate de la frecuencias de MVS combina dos hechos abominables: por un lado, la actuación sesgada de funcionarios públicos que han favorecido ilegítimamente los intereses de Televisa, ya sea para aumentar sus activos o para combatir a sus competidores, y por otro, la revancha ejecutada desde el gobierno por quienes –matando dos pájaros de un tiro– obsequiaron la petición de Televisa para que MVS salga del mercado que la televisora pretende avasallar, señaló Vargas.

Nota original

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s