Genial, @AristeguiOnline ; @JohnMAckerman, mentiroso; @PedroFerriz y su fantasía (SDP Noticias)

Por Federico Arreola, Publicado en SDP Noticias

A Pedro Ferriz de Con le acaban de quitar un programa de televisión en Cadenatres de Grupo Imagen. Se le despidió por diferencias con sus patrones. Los directivos y propietarios de la mencionada empresa de comunicación no soportaron el mal comportamiento de su colaborador y lo castigaron. Es todo.

El de Ferriz en Cadenatres ha sido un asunto estrictamente empresarial. Pero otros medios, como Reporte Índigo, de Ramón Alberto Garza y Alfonso Romo, atribuyeron el cese de Ferriz a presiones de Enrique Peña Nieto. Es falso, pero a Reporte Índigo la mentira le sirvió para una nota más o menos llamativa.

En las redes sociales, sobre todo en Twitter, fanáticos de izquierda y derecha casi convirtieron a Pedro Ferriz en un mártir de la libertad de expresión. Ridículo.

Entre los opinadores profesionales hay de todo. Uno particularmente arrogante, que navega con bandera de académico, es John Ackerman, @JohnMAckerman en Twitter. Este tipo colaboraba, con sus comentarios, en el programa que tiene en MVS Luis Cárdenas (@soyunhereje).

Cualquiera que conozca la dinámica de un noticiario radiofónico sabe que a veces sí y a veces no se transmiten las opiniones de los colaboradores invitados. Luis Cárdenas, hace unas semanas, no tuvo tiempo de pasar al aire las palabras de Ackerman, algo perfectamente normal, debo subrayarlo.

A mí me gusta escuchar, por razones personales, lo que dice @farreola sobre las tendencias en Twitter en el noticiero de Carmen Aristegui. Pero en ocasiones me quedo con las ganas, ya que Carmen no tiene tiempo y no lo programa. Ni Carmen ha censurado a @farreola ni ha decidido despedirlo ni nada medianamente parecido a una conspiración. Simplemente, no tuvo tiempo la señora Aristegui o el comentario de @farreola no era tan interesante. No ha pasado nada. A la semana siguiente o 15 días después ahí ha estado @farreola, que es solo un colaborador ocasional perfectamente prescindible.

Es el caso de Ackerman, también colaborador ocasional, también prescindible, en MVS. Luis Cárdenas no tuvo tiempo de programarlo. Pero Ackerman, una vedette del periodismo, se enojó, envió una carta al propietario de MVS y dijo, sin contar con pruebas de ningún tipo, que Enrique Peña Nieto ordenó que se le censurara. Me pregunto, sin ánimo de polemizar, si Peña Nieto sabe quién es Ackerman. No lo creo porque no es don John ni tan importante ni tan conocido. Seguramente EPN sí conoce al mucho mas famoso Ferriz, aunque quizá no le haga mucho caso. Y, desde luego, el priista sabe, y muy bien, quién es la señora Aristegui.

Si la denuncia de Ackerman es una tontería (no lo censuró nadie), los comentarios que ha generado en Twitter son irresponsables. Los tuiteros fanáticos de izquierda, que son muchos, han usado las mentiras expresadas por John Ackerman para agredir a una ejemplar empresa de comunicación, MVS, y a su presidente, Joaquín Vargas.

No lo merecen ni MVS ni el señor Vargas que han sido muy valientes para defender el buen periodismo que ahí se practica. Valientes y humildes, por cierto. Hace tiempo se equivocaron con Carmen Aristegui al quererla obligar a no tomar en serio algunas palabras de Gerardo Fernández Noroña sobre el supuesto alcoholismo de Felipe Calderón. Carmen protestó, renunció, exigió de Joaquín Vargas una rectificación y este, en un gesto que lo honra, aceptó su error y la periodista siguió haciendo su trabajo. Pocos empresarios de medios actúan con tanta inteligencia.

Si ha sido injusta la campaña en Twitter contra MVS provocada por las fantasías de Ackerman, hay que decir que las agresiones en la misma red social contra Carmen Aristegui han sido simple y sencillamente miserables.

Carmen, hay que recordarlo, se molestó con los partidos que apoyan a Andrés Manuel López Obrador porque incluyeron su voz, sin su autorización, en un spot para protestar por el resultado de la pasada elección presidencial. Lo único que hizo Carmen Aristegui fue pedir que no se le utilice en asuntos que no son lo suyo. Es todo. Pues bien, los fanáticos que siguen a AMLO la han insultado, calumniado, lastimado en las redes sociales. Más agresivos se pusieron los fanáticos tuiteros contra la señora Aristegui cuando Ackerman salió a decir que a él lo habían censurado, lo que, insisto, es falso.

Lo más lamentable es que López Obrador no ha salido a parar a sus apasionados seguidores que en todo ven un complot. Ni ha salido a parar a los fanáticos ni, tampoco, ha ordenado Andrés Manuel que no se transmita el comercial que a Carmen ha molestado.

La que sí conoce de censuras y silencios obligados es Carmen Aristegui. La censuró Televisa por un programa sobre el padre Maciel. La dejaron sin voz en Grupo Imagen, antes de que perteneciera a la familia Vázquez Aldir, cuando dos de los anteriores socios, Pedro Ferriz y Alfonso Romo, la echaron del negocio de mala manera. La censuraron en Televisa Radio después de las elecciones de 2006.

No ha sido fácil para Aristegui ejercer el periodismo valiente y objetivo. Por eso, no quiere aparecer en los spots de un grupo político de izquierda. Pero los fanáticos izquierdistas no lo entienden y la agreden.

Claro está, no solo los fanáticos de izquierda están calumniando a Aristegui. También los de la derecha. En el diario La Razón un tal Rubén Cortés ha dicho las siguientes mentiras con el propósito de lastimar a Carmen: que ella “es el ancla de AMLO en los medios electrónicos”, que “por la vehemencia que demuestra, pareciera que Aristegui lo hace a mucha honra” y que cayó en la “corrección política caricaturesca” al pedir no aparecer en el spot de Movimiento Progresista.

En fin.

Para explicar por qué periodistas menores como Rubén Cortés y tuiteros insignificantes como los fanáticos de izquierda han atacado a Aristegui, les dejo esta versión de la fábula del sapo y la luciérnaga.

Sobre la verde alfombra,

un insecto de luz tranquilo estaba

y discreto, oculto entre la sombra

sin saberlo, brillaba.

Un sapo vil, negruzco y enlodado

salió de su agujero

y su baba escupió

de envidia hinchado

sobre el insecto, fúlgido lucero.

¡Dios mío! ¿Qué te he hecho?

¿Por qué razón tu cólera se inflama?

¿Por qué con sucia baba me mancillas?

Y el sapo contestó airado,

¡Porque brillas!

Como la luciérnaga, Carmen Aristegui brilla. Los sapos son el periodista de La Razón y los tuiteros fanatizados de izquierda.

(Ackerman ni sapo ni luciérnaga, solo un tipo arrogante con el que, como en el caso del argentino del chiste, se podría hacer gran negocio comprándolo en lo que vale para venderlo en lo que cree que vale).

Ver nota original

Una respuesta a “Genial, @AristeguiOnline ; @JohnMAckerman, mentiroso; @PedroFerriz y su fantasía (SDP Noticias)

  1. Patricia M. Vinson

    Es lamentable que ahora se hable despectivamente de ciertos periodistas, sobre todo en este articulo. Todos pertencen a la misma familia y a todos les ha costado llegar hasta donde estan y todos, absolutamente todos brillan, pero parece que las elecciones han traido tanto descontento entre algunos de ellos. Con todo el respeto que me merece Sr Arreola, quiero hacerle participe que para mi el Lic. Akerman es una de las personas mas apreciadas por sus comentarios que hace sin titubeos, con seriedad, digamos, de manera sagaz. Y si, si brilla. Si, tambien la Sra. Arestegui brilla, pero a veces le da tanta vuelta al asunto, pero tanta, que aburre.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s