NOP / A- Las encuestas; su influencia en el ciudadano

Por Roy Campos, publicado en El Economista.

A raíz de la elección del 2012 en México, de las encuestas preelectorales, de la impugnación en la que por primera vez se les acusa de haber participado como una especie de “complot” para influir en el votante y de ser cuestionadas por haber publicado resultados lejanos a los que se generaron por quienes decidieron emitir su voto, me propongo escribir una serie de textos genéricos no relacionados con el proceso mexicano y muchos de ellos ya antes escritos en éste y otros medios, pero que todos pueden fácilmente relacionarse; voy a dividir los textos en secciones:  la influencia, los medios, la relación con los políticos, la relación con quien paga, su influencia en el elector (con la que hoy inicio), su credibilidad, su capacidad para pronosticar, su papel en la estrategia, su metodología y algunas otras cuestiones.

Todos estos textos, basados en frases y oraciones simples que no requieren explicaciones formarán parte de un texto completo que en el futuro publicaré. Por lo pronto, van algunas reflexiones sobre la afirmación difundida y aceptada por muchos de que la difusión de encuestas tiene como efecto un cambio de preferencia en el ciudadano.

Al respecto hay dos corrientes muy difundidas, incluso en la academia, una afirma que no tienen mayor efecto y que no hay prueba contundente de ello; la otra pretende demostrar con ejercicios de simulación (a veces no electorales) que el efecto existe y que tiene dos vertientes: (a) bandwagon, que consiste en incentivar al ciudadano a votar como lo hace la mayoría, y (b) underdog, que argumenta que se genera un movimiento para apoyar a quien parece ser el competidor débil para igualar la contienda o evitar que gane el poderoso, cada quien que decida cuál es su postura, pero van algunas reflexiones:

1.- Si se acepta que la difusión de encuestas tiene influencia en el resultado de una elección, se debe aceptar que la no difusión también lo hace: una, porque provocaría cambios, y otra porque los evitaría; una con información y otra con ignorancia; es preferible la influencia con conocimiento, esto llevaría aunque sea en parte y si ese fuera el caso, a un voto razonado.

2.- Difundir una encuesta falsa es absurdo, si lo que reporta no está presente en la población tampoco va a aparecer sólo porque lo diga la encuesta, éstas aproximan lo que ya existe en la población y eso no cambia ni con mediciones buenas ni con malas.

3.- No hay evidencia de que la publicación de encuestas influya en el votante, pero si así fuera debemos respetar la decisión de cada ciudadano al querer dar utilidad a su voto, sea para que gane su candidato, para que no gane otro, para mantener el registro de un partido o incluso debemos respetar su decisión de no votar, todas son decisiones racionales, por lo que debe pelearse por más y mejores encuestas, pero no caer en la equivocación de querer prohibirlas.

4.- Dentro de las muchas cosas que podrían influir en un ciudadano para decidir su voto, las encuestas son por mucho las menos importantes, no pueden competir con candidatos, campañas, spots, regalos, costumbres, familia, amigos, etcétera.

5.- Hay analistas que al mismo tiempo argumentan que las encuestas “influyen” en el elector y que también “deben pronosticar”, y no se dan cuenta de la gran contradicción en su razonamiento.

6.- La inducción del voto a través de la publicación de encuestas es más un mito que está presente en la mente de los políticos, poco hay de realidad, olvídenlo, una imagen sucia no se lava con encuestas y una buena imagen no se ensucia sólo porque se publiquen resultados falsos.

7- Dicen que las encuestas son como los bikinis, “enseñan todo menos lo importante”, tal vez sea cierto, pero al igual que los bikinis las encuestas tampoco modifican la realidad, aunque no pueda verse en su totalidad.

En otras entregas trataré de bordar algunas reflexiones sobre otros temas, sé que cada uno de ellos tendrá sus detractores y aun hay quien quiera ver en ellos una justificación que no es, a final de cuentas terminaré defendiendo el trabajo de TODOS mis colegas a lo largo del 2012 y mi posición personal la pueden leer en la página http://www.consulta,mx, por lo pronto, seguimos trabajando en perfeccionar la metodología y ahora la difusión de los resultados de los estudios estadísticos que se hacen, electorales y no electorales.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s