Manifestantes exigen la anulación de los comicios (La Jornada)

Por Emir Olivares Alonso, publicado en La Jornada

Por tercer fin de semana consecutivo, la ciudadanía hizo suyas las calles para manifestarse contra la imposición del priísta Enrique Peña Nieto en la Presidencia de la República y demandar que el Tribunal Electoral del Poder Judicial de la Federación (TEPJF) invalide los comicios del primero de julio.

Convocados por diversas organizaciones que participaron en la Convención Nacional de San Salvador Atenco la semana pasada, entre ellas el movimiento #YoSoy132, miles de personas participaron en la Marcha Nacional contra la Imposición, donde advirtieron que el candidato del PRI y su partido incurrieron en diversas irregularidades que deben ser tomadas en cuenta al momento de calificar la elección.

La movilización comenzó al mediodía en las inmediaciones de la residencia oficial de Los Pinos y fue encabezada por jóvenes rechazados de universidades públicas, agrupados en el Movimiento de Aspirantes Excluidos de la Educación Superior. El Zócalo capitalino fue el escenario donde concluyó y donde las consignas más sonoras fueron: Peña, entiende, el pueblo no te quiere, y Aquí se ve, aquí se ve que Peña Nieto presidente no va a ser.

Al inicio la columna se veía reducida, pero en el trayecto la movilización creció. Miles esperaban su paso en el Ángel de la Independencia para sumarse; lo mismo ocurrió en Insurgentes y Reforma, Bucareli y a la altura del Palacio de Bellas Artes.

Una vez más, la expresión ciudadana se dio con pintas sobre cuerpos, carteles, mantas o pancartas, televisores hechos de cartón, paliacates o playeras. No hubo mítines ni largos discursos en la Plaza de la Constitución.

Durante el trayecto se vio a estudiantes de universidades, públicas y privadas; a familias, niños, adultos, ancianos, jóvenes, simpatizantes y no de Andrés Manuel López Obrador; así como a miembros de organizaciones como el Frente de Pueblos en Defensa de la Tierra de Atenco, del Sindicato Mexicano de Electricistas y de la Coordinadora Nacional de Trabajadores de la Educación, y otras.

Según el Gobierno del Distrito Federal, unas 32 mil personas asistieron a la movilización, en tanto los organizadores afirmaron que fue el doble de esa cifra.

Somos anti-Peña, porque Peña es antinosotros

Un joven portó un televisor de cartón sobre su cabeza, en cuya pantalla se leía: Apaga la Tv y prende tu cerebro. Una chica usó su espalda descubierta para escribir: No al fraude. Un grupo de universitarios empujaban un carrito de supermercado al que llamaron estencilmóvil, con pinturas en aerosol para que la banda haga su propia manta. Con cartones en alto, otros expresaban: Televisa, con nosotros finaliza tu telenovela. Un sector de la UNAM portaba una manta que decía: Somos anti-Peña, porque Peña es antinosotros. En tanto, los Artistas por la Izquierda hicieron una representación atlética, con aros olímpicos incluidos, para llamar a la ciudadanía a no desviar su atención con los Juegos de Londres.

A las 14 horas, la avanzada se dividió por varias calles para ingresar al Zócalo. En tanto, la retaguardia aún caminaba a la altura de la Zona Rosa.

Los primeros contingentes llegaron, pero la plaza no se llenó. Se nos desinfló la marcha, lamentó un asistente. Media hora después esas palabras fueron anécdota, pues comenzó la afluencia de la mayoría de colectivos hasta abarrotar la plancha; por tres horas y de manera ininterrumpida, miles de personas continuaron entrando al Zócalo.

El retraso se debió, explicaron algunos, a dos razones: una, el desconcierto generado en la salida de la movilización en Los Pinos y a su paso por el Ángel de la Independencia; y dos, porque muchos intentaron llegar desde el Metro Constituyentes, donde fueron bloqueados por elementos del Estado Mayor Presidencial, por lo que tuvieron que rodear hasta llegar a Reforma.

Una vez en el Zócalo, varios grupos llegaron a una de las puertas de Palacio Nacional y comenzaron a gritar Fraude, fraude. Ahí llamaron a continuar la protesta en el Monumento a la Revolución, donde se realizaba el Festival Re-Evolución, organizado por el movimiento estudiantil #YoSoy132, que acampa en el Monumento a la Revolución.

Horas más tarde, durante este espectáculo, se dio a conocer que en Oaxaca fueron detenidos 24 jóvenes de #YoSoy132 y se leyó un comunicado de la asamblea de los estudiantes del Instituto Politécnico Nacional, que incluyó nombres de los aprehendidos, censuró los hechos, demandó su liberación inmediata y responsabilizó a los gobiernos federal y estatal de cualquier agravio contra los detenidos.

Quienes permanecieron en la Plaza de la Constitución formaron pequeñas asambleas o grupos de discusión para aportar ideas o propuestas que eviten la imposición. En una de esas bolitas el escritor Paco Ignacio Taibo II tomó un micrófono, subió a un pequeño camión y llamó a que la movilización social continúe. Metros adelante, varias personas pegaban algunos carteles en el asta bandera; uno de éstos lo resumió todo con un mensaje de Lucio Cabañas: Desgraciados los pueblos donde la juventud no haga temblar al mundo, y los estudiantes se mantengan sumisos ante el tirano.

Ver nota original

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s