Peña Nieto y ¿la censura?: Álvaro Cueva (Milenio)

Por Álvaro Cueva, publicado en Milenio

A lo mejor soy yo, pero tengo la sensación de que en muchos medios la noticia es que no hay noticias, que no pasa nada, que terminaron las elecciones, que hay que irnos de vacaciones y prepararnos para los Juegos Olímpicos. ¿Así o más cínico?

Por supuesto que hoy, más que en las mismísimas campañas electorales, están pasando cosas y no me refiero a esas notas sensacionalistas con las que muchos lugares han pretendido rellenar sus espacios.

Me refiero a la guerra que se está viviendo en las calles, a los temas que no han dejado de circular en las redes sociales, al problema a nivel instituciones que estamos padeciendo y a la bronquísima que le espera al próximo presidente.

Perdón, pero a mí se me hace una falta de respeto que estemos más preocupados por las marchas en España que por las marchas en la Ciudad de México.

Me escandaliza que los chicos del movimiento #YoSoy132 estén pensando vigilar hasta los procesos de licitación de las próximas cadenas de televisión, que solo un canal, a nivel nacional, les haya soltado sus cámaras, y que nada de esto, trascienda.

Qué lindos nuestros medios y

nuestros periodistas que se cansaron tanto cubriendo las campañas y las elecciones en los primeros meses y qué padre que se vayan a ir a divertir a Londres 2012.

Pero aquí la cosa está que arde, se supone que el periodismo es un sacerdocio y si no se cubre como se debe lo que está pasando, al rato que nadie se queje de atentados, bloqueos y situaciones peores.

Es como si a usted se rompe un brazo, va con el médico y el señor, en lugar de atenderlo, se pone a chatear con sus amigos.

¿A poco usted va a decir: ay, pobrecito, está cansado? ¡Por supuesto que no! Usted está viviendo una emergencia, necesita que lo atiendan y para eso está pagando.

Ya no podemos jugar a tapar el sol con un dedo como hace 20 años, hay varias multitudes que están esperando explicaciones en diferentes puntos de la nación y hay que dárselas.

Pero hay que dárselas bien, directo, no a través de discursos abstractos o de justificaciones insólitas.

El que nada debe, nada teme, y los primeros interesados en resolver los conflictos de rencor y desconfianza que estamos padeciendo no son Andrés Manuel López Obrador y sus seguidores, deben ser el IFE, el PRI y Enrique Peña Nieto.

Me encanta que estén trabajando en tantas cuestiones tan productivas pero, ¿qué les cuesta dar la cara y, en caso necesario, corregir?

Estas tres instancias tienen ante si una maravillosa oportunidad histórica de legitimarse, de consolidarse y de convertirse en las instituciones y las personalidades más queridas de México.

Y no solo la están dejando morir, si no se mueven pronto van a despertar más rencores de los que han despertado en las últimas semanas, Peña Nieto llegará al poder con demasiadas polémicas y México corre el riesgo de repetir el pavoroso esquema de recepción que se le dio en 2006 al entonces nuevo presidente.

Nada más el tema Ferriz de Con era como para que el PRI hubiera hecho algo muy enérgico, pero nada. Se quedó callado.

¿Qué fue lo que pasó? Que don Pedro renunció a Cadenatres Noticias, su noticiario de televisión.

Pero lo hizo de una manera tan sospechosa y en coincidencia con unos videos tan críticos que aparecieron en la internet, que la única conclusión a la que usted o yo podíamos llegar era que se trató de un acto de censura por parte de Enrique Peña Nieto.

¿Censura? Si el PRI hubiera querido censurar a Ferriz de Con lo hubiera desaparecido de la industria. El señor se fue de su noticiero pero sigue triunfando, tan contento, en la radio de esa misma empresa.

¿De cuando a acá te censuran y te quedas en la misma empresa?

¿Quién le dice a usted que don Pedro no se peleó con sus jefes de tele, como se ha peleado tantas veces con tantas personas, por algo tan obvio como la muy mediocre cobertura noticiosa que le ofreció a ese canal en un momento tan importante como el 1 de julio?

¿Y quién apareció como el villano de esta historia? Enrique Peña Nieto.

Y éste es solo un ejemplo de los muchos que le pude haber dado. ¿Se da cuenta de todo lo que don Enrique, el PRI, el IFE, Felipe Calderón, los medios y muchas otras instancias están dejando ir por su ausencia de visión?

No es posible y, por lo mismo, esto se va a poner peor. ¿A poco no?

Ver nota original

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s