Redes, información y mentiras: Carlos Puig (Milenio)

Milenio Diario

La revista Nieman Reports, la publicación dela Fundación Niemandela Universidadde Harvard, publica en su edición de verano un dossier sobre el que, pienso, es el tema que definirá el periodismo de los próximos lustros: cómo discriminar entre información valiosa y basura, entre verdad y mentira, entre propaganda y noticia, en estos tiempos de hiperabundancia de información.

Decir que esta fue la primera elección con redes sociales o que éstas jugaron un papel fundamental no es más que una obviedad. Hay que empezar a recortar y poner cualitativos en la interacción entre sociedad, redes, actores y medios de comunicación.

En México le sobran porristas a las redes sociales. Le faltan verificadores. Los medios reportan lo que sucede en las redes como si fuera una verdad más. “En Twitter se dice…”, como si solo se dijera una cosa o ésta fuera verdad.

No es así.

Hay un inmenso tesoro en las redes y los blogs, cierto.

El contenido generado por el público, por los usuarios, puede ser valiosísimo y ha enriquecido y aumentado la calidad de la información disponible. Siempre y cuando sea procesado con los métodos clásicos del periodismo. Lo que en México apenas y se ha hecho.

El endiosamiento acrítico de las redes y sus contenidos se ha trasladado con fuerza a la discusión poselectoral. Parte del expediente de impugnación de la elección que ha entregado el Movimiento Progresista es un cúmulo de materiales recogidos en Twitter, correo electrónico, Facebook… Hay videos, textos, imágenes (se pueden ver en https://exigimosdemocracia.crowdmap.com/main). No hay manera de saber qué es real, qué es montaje, qué es fantasía. Uno puede intuir que hay de todo. El problema es que todo es tratado igual, como si fuera una prueba de un fraude. Tratamiento igual a cosas que no lo son. Se suman y categorizan, se afirman como verdad. De 396 “eventos” totales, dice la página, 240 son de “compra de voto”, hay 120 de “voto forzado”.

En las últimas semanas portales y algunos diarios han dado por buenos estos “eventos” solo por haber salido en la red.

Mientras tanto, en el resto del mundo, los medios informativos han creado ejércitos de verificadores que peinan las redes, internet, los blogs y se dedican a revisar aquellos que pueden resultar relevantes y, tal vez, algún día, terminar en sus páginas.

Traduzco y resumo algunos de los artículos de Nieman Reports. La versión digital de la revista se puede ver en http://www.nieman.harvard.edu/reports.aspx

Recuerde mientras lee: esto pasa en otros países, aunque parece otro planeta.

Del ensayo introductorio:

“Nunca antes en la historia del periodismo —o de la sociedad— han existido más personas y organizaciones dedicadas a la verificación y la confirmación de datos. Nunca había sido tan sencillo exponer un error, comprobar un dato, lograr fuentes múltiples o poner la tecnología al servicio de la verificación.

“No es de sorprender, entonces, que el costo de la inexactitud nunca ha sido más alto. El nuevo mundo de la abundancia de la información, de diseminación en tipo real, de teléfonos inteligentes, cámaras digitales y redes sociales ha vuelto a poner de moda la disciplina de la verificación como la práctica y el valor principales de los periodistas.”

La BBCde Londres ha creado una central de verificación de contenido creado por usuarios. Fueron ellos, por ejemplo, los primeros en determinar que una supuesta fotografía de Osama bin Laden muerto, que corría por las redes, era falsa.

Los integrantes de la central ofrecieron a la revista tips para poder comprobar si algo generado por el público es verdadero, más allá del uso intensivo de tecnologías para analizar imágenes, audios y videos:

-Intenta hablar con la fuente original del material. Muy rápidamente puedes tener una sensación de si te están diciendo la verdad.

-Si el material es, literalmente, demasiado bueno para ser verdadero, se aún más escéptico.

-Trata de determinar en dónde en internet el material apareció primero. Esto te da pistas de la intención de quien lo subió.

-Consulta especialistas.

-Utiliza tecnología, pero nunca como sustituto del instinto periodístico, en el caso de algunas de las falsas fotos del cuerpo de Bin Laden, la tecnología no detectó la falsificación. Los verificadores dela BBCdecidieron que no había ninguna explicación creíble de cómo se habían filtrado.

-Atiende lo que otros experto en verificación dicen de los materiales.

La revista cuenta también cómo funciona un departamento similar, pero en el área de fotografía de la agencia AP.

Nieman Reports publica un artículo del fundador y director de Storyful. Una empresa, similar a una agencia de noticias, en donde un grupo de periodistas se la pasan revisando la red, las redes sociales, verificando la información y construyendo historias periodísticas. Hoy sus principales clientes son organizaciones de la talla de The Economist, The New York Times o ABC News.

Vale la pena leerlo. Una probadita de lo que aquí no hacemos.

Nota Original

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s