¿La caca tiende a subir o sube a tender? (Milenio)

Por Jairo Calixto Albarrán, Publicado en Milenio

En el PAN elevan el nivel del debate con el ya clásico “La caca tiende a subir” de la candidata al Senado Marianita Gómez del Campo en referencia a Lía Limón (ex panista hoy priista), en cuyo revire ya traducido al español más o menos quiso decir: “Si con esa boquita comes, cómo quedará la cuchara”. Una cosa que te devuelve la fe en la humanidad, en el alma blanquiazul, sobre todo cuando doña Chepina, de manera tierna y solidaria, le proporcionó una camioneta blindada a la mamá de Paulette, quien dijo sentirse apesadumbrada y desprotegida. No sé si haya hecho lo mismo con la señora a la que en el encuentro con Sicilia le ofreció su solidaridad para buscar a su hija desaparecida. Supongo que lo debe estar pensando.

Pero la verdad, don Dorian Gel está más preocupado por investigar si de veras El Peje le está pasando la charola a empresarios a través de un primo de Santiago Creel, como dicen unos insidiosos. Digo, no solo para su acumulación originaria de cortinas de humo para lo de Moreira y Yarrington, sino para ponerlos en su lista negra.

Igual que a los del movimiento #YoSoy132, que están llegando al acuerdo de estar en desacuerdo con Peña Nieto. En la batalla de la chaviza contra la momiza, el Gel Boy se confirma como su Salinas generacional.

Tal vez por eso no le han hecho tanto caso al Niño Verde, que está empeñado en aclarar que lo que dicen que dijo no lo dijo, es decir, que no llamó a los del #YoSoy132 ni ninis ni los impulsó a trabajar por el país. Y para comprobarlo hizo circular un audio donde explica que las movilizaciones juveniles están perfectamente por la falta de oportunidades, pero todo es culpa del gobierno panista que en 12 años ha echado todo a perder. Que frente a eso, los llamados ninis caen en manos del crimen organizado. Que a los ninis que les pedía que se pusieran a trabajar era a los ninis de la política, no a los del 132.

Aquí ya no se aclara si había ahí un ejercicio autocrítico. Pero ya se sabe, desde que Peña Nieto ha abusado de ellos como del gel y el photoshop, los deslindes ya no son lo que eran.

Eso, por supuesto, no obsta para que conste que el personaje deje de ser admirable. En una exploración concienzuda en el Twitter, con el apoyo de los seguidores tanto de la querida Yuriria Sierra como de los que me acompañan en la virtualidad, no encontramos una frase más memorable, culta, lúcida del candidato del PRI y el Partido Verde que no fuera aquella de “fui a chamaquear y me chamaquearon”.

Ver nota original

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s