“¡Bienvenidos a la primavera mexicana!” (Milenio)

Por Juan Pablo Becerra-Acosta M., publicado en Milenio

Eran las 13:04 horas de este miércoles… Eran 32 las universidades públicas y privadas del Distrito Federal y estados que en ese momento tenían representantes e iniciaban la asamblea del movimiento #YoSoy132. Al final, serían 54 instituciones con presencia, además de 150 delegados de sendas preparatorias y colegios de bachilleres.

La voz firme y cadenciosa de un joven universitario, Santino Bucio, era el prólogo que escuchaban unos mil universitarios (al concluir la asamblea serían alrededor de cinco mil), todos aglomerados bajo —y alrededor— de una gigantesca carpa instalada en las Islas. Era un prefacio juvenil, era una declamación con tintes poéticos que esbozaba la esencia de esos miles de jóvenes, vistos por ellos mismos. Decía que…

—Que es tiempo de la explosión.

—Que la juventud ya no esperará.

—Que son miles cantando, gritando y brincando.

—Que son un temblor.

—Que son una ola.

—Que quieren paz.

—Que quieren ser libres…

“¡Vengan, vamos juntos a florecer!”, instaba la voz de todos en boca de Bucio. Y ahí, con esas palabras entonadas, los rostros de los jóvenes se llenaban de sonrisas, algunas miradas se inundaban de lágrimas.

Alguien colgaba una elocuente manta en un muro junto a una escalinata, una manta blanca con letras negras y rojas que delineaba a esos miles de jóvenes que se echaban porras unos a otros, que daban saltitos una y otra vez, que ponían rostros serios cuando debatían su presente y su futuro:

“Si yo no ardo/ si tú no ardes/ si nosotros no ardemos/ ¿Quién iluminará esta oscuridad?… #YoSoy132”…

Ahí estaban, todos esos jóvenes, ricos, clasemedieros, humildes, discutiendo de elecciones, de partidos, de gobiernos, de la guerra, de los desaparecidos (llenaban un muro con mantelitos de tela con letras bordada refiriendo decenas de nombres e historias de los muertos en la lucha contra el crimen organizado), de los sindicatos, del medio ambiente, de los medios de comunicación, de los partidos, de sus candidatos… De su país hoy, de su país mañana.

Deliberaban duro. Debatían con pasión, como en la mesa 2, donde se jugaba buena parte del destino del movimiento. Ahí, moderados y radicales defendían sus posiciones. Que juicio a Felipe Calderón, que apoyo a la CNTE, la de los maestros radicales de Oaxaca; que si la armamos como en Siria; que duro contra Peña Nieto, proponían unos; que no, que apartidistas, que siempre pacíficos, que se concentrarán hoy en lo electoral y que luego veían si adoptaban perros de la calle, ironizaba otro por la amplitud de planteamientos…

La noche entrada, a las 20:50 horas, cuando terminaba todo, ya no solo había porras universitarias, había también dos coros de unidad: “¡Mé-xi-co, Mé-xi-co!”, gritaban con ritmos futboleros. Cantaban emocionados el Himno Nacional. Su himno. Se dispersaba el oleaje del movimiento #YoSoy132, marejada naciente…

Ver nota original

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s