Se asoma el violento (Milenio)

Por Juan Ignacio Zavala, Publicado en Milenio

El ambiente nos deja en claro que las campañas ya están en su punto, que viviremos semanas agitadas de aquí a que lleguen las elecciones. Por lo pronto, quizá el evento detonador del proceso electoral fue la visita de Peña a la Ibero y la secuela respectiva. La obvia y tradicional reacción de los priistas a cualquier manifestación o comentario en su contra, es el deseo irrefrenable de silenciar a quien lo hace.

Sin embargo, los estudiantes supieron sacar un movimiento de la intentona priista de silenciarlos. Nace entonces el #132, sale el antipeñismo y antipriismo juvenil; se va a Televisa, luego a los medios en general, al derecho a la información, hay manifiestos, marchas, más marchas; luego se exige la democratización de los medios y ser observadores electorales, así como la cadena nacional para el debate para que quien no lo quiere ver, entonces no vea nada.

El caso de la violencia y expresiones de odio y hasta de muerte que se han dado en los últimos eventos, poco tienen de creativos o de “chistorete juvenil”. Es preocupante que los profesionales del veneno ya estén inmiscuidos de esa manera entre las filas de los estudiantes. Hay un manifiesto deseo de los pejistas de apoderarse del movimiento y cosechar no solo los votos que se puedan obtener, sino su verdadera vocación: la movilización, el zafarrancho, el adueñarse de los espacios públicos y tratar de hacer realidad planteamientos que son consignas. Es la calle su especialidad.

No son gratuitos los insultos de las huestes pejistas a Sicilia por haberlo “atacado y “traicionado”. Inopinadamente, la esposa de AMLO se montó en esta corriente. Nadie puede discrepar del tabasqueño porque es santo. Felices de la vida se ve en las redes sociales a perredistas irredentos y nostálgicos del “presos políticos” y gritos por el estilo, decir que esta es “la primavera” y largos etcéteras, que terminan rubricando con loas a López Obrador. Los violentos están de vuelta, son los mismos y su guía es el mismo hombre que quiso imponer su voluntad sobre los demás desde un campamento en Reforma. Aguas chavos.

Ver nota original

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s