“La fiesta de los #132” de Mario Campos (El Universal.)

Por Mario Campos, publicado en El Universal

Hace algunos años un grupo de ciudadanos logró algo que parecía inevitable: frenar en el Congreso la aplicación de un impuesto especial a Internet. La historia conocida por su hashtag como #Internetnecesario fue -y sigue siendo a la fecha – un ejemplo del poder ciudadano. A través del diálogo con las autoridades, con trabajo en los medios y mediante el uso de las nuevas plataformas, los impulsores de esa causa fueron capaces de colocar su tema en la tribuna del Congreso y detener un impuesto que afectaba a uno de los mayores bienes de nuestro tiempo. No obstante a esa historia de éxito le faltó un capítulo, el de la celebración.

Desacostumbrados a ganar, quienes participaron no destinaron un tiempo a celebrar, a reconocerse los unos a los otros, al abrazo y al festejo. Y la ausencia de ese etapa fue importante porque no se dieron cuenta del poder que habían ejercido y para muchos la historia se diluyó en medio de lo que de lo que no se alcanzó. Pues hoy los jóvenes que participan en el movimiento #yosoy132 pueden cometer el mismo error.

Enfocados en un pliego más amplio quizá no dediquen un espacio a darle su justa dimensión al hecho de que Televisa y Televisión Azteca transmitirán – por vez primera – el segundo debate presidencial por sus dos canales más importantes, el 2 y el 13 respectivamente. Algunos que suelen minimizar todo han dicho que esta reacción era inevitable ante su presión. Eso es falso. Como tristemente sabemos bien, lo excepcional es que la voz de los ciudadanos sea escuchada, lo común es que no sea así y que los reclamos pasen desapercibidos.

Por eso es relevante el resultado, primero, porque sí tiene efectos prácticos que el debate se transmita por esos canales, la cobertura es más amplia, pero además el gesto habla de la importancia que el debate tiene para ambas cadenas de televisión. Está claro que los medios no lo veían así, de otra forma lo habrían hecho desde el primer debate. No hay otra forma de explicar este cambio de no ser por las manifestaciones de los jóvenes que integran el movimiento #yosoy132.

Si los jóvenes entienden adecuadamente este triunfo deben sentirse orgullosos y empoderados.Eso no quiere decir que renuncien al resto de sus demandas, por el contrario, es la muestra de que cuando sus planteamientos son puntuales es posible obtener resultados concretos.

Habrá quien diga -porque nunca faltan – que les están dando atole con el dedo, que lo que buscan las televisoras es desactivar el movimiento, que lo que en realidad demandaban era la cadena nacional y no la transmisión por esos canales. Claro que no han atendido todas sus demandas y que no implica un cambio estructural. Su pliego petitorio en matera de medios es claro y debe seguir adelante. Pero al regatearles el logro se les está debilitando en vez de fortalecerlos.Cuidado con esas voces porque son las que suelen torpedear cualquier esfuerzo de la sociedad civil, aunque lo hagan envueltos en la bandera de la ciudadanía y de la auténtica denuncia. Los jóvenes merecen celebrar porque su activismo ya ha tenido efectos concretos. Su causa ya ha mostrado que puede trascender, que su participación política sí es relevante.

¡Bien por los jóvenes – y bien por las televisoras que al menos en esta ocasión supieron escuchar – y ojalá que esto sirva como incentivo y combustible para este movimiento que sin duda ha sido una de las grandes y gratas sorpresas en este proceso electoral!

Ver nota original.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s