La confusión del PAN (Milenio)

Por Héctor Aguilar Camín, Publicado en Milenio

Al empezar el año hice en este espacio tres artículos sobre lo que me  parecían entonces retos básicos de los candidatos. Para López Obrador, salir de la sombra del conflicto seguro, para  Peña Nieto salir de la sombra de los dinosaurios del PRI, para quien fuera a ser candidato del Pan, salir de la sombra del fracaso panista.

Ninguno de los tres ha disipado su sombra del todo, pero quizá quien la tenía  menos difícil era el PAN. Su candidato tenía que asumir su  origen oficial y ofrecer a la vez continuidad y cambio.

Josefina Vázquez Mota compró la idea de que debía separarse del presidente Calderón para alcanzar credibilidad. Al mismo tiempo era imposible separarse, ni en lo político, ni en lo simbólico, ni en lo partidario.

Optó entonces por el camino intermedio: ser diferente. No contraria ni crítica,  tampoco solidaria y comprometida: diferente.

Fue y es una opción mala, porque es poco clara, y ha tenido malos publicistas.

En mi columna sobre  los precandidatos del PAN de principios de año, escribí lo siguiente:

“El PRI terminó su era en el poder marcado por dos etiquetas: autoritarismo y corrupción. Los doce años en el poder del PAN parecen terminar con otros dos sellos inamovibles: mediocridad y violencia.

Ninguna de las dos cosas es cierta, ni la herencia del PRI  en el año 2000 era sólo autoritarismo y corrupción, ni la del PAN  hoy es sólo mediocridad y violencia.

El problema de los panistas frente a la elección del 2012  es el mismo que tuvieron los priistas en el año 2000: sacudirse las etiquetas que les imponen, de un lado, sus adversarios, y del otro  la  fatiga de materiales de  la opinión pública,  el desgaste  del poder.

Como el PRI del año 2000 el PAN de ahora carece de una narrativa convincente de sus logros y de una explicación clara de sus errores.

La palabra continuidad es mala cuando hablamos de elecciones, pero uno de los logros fundamentales del PAN ha sido darle continuidad a cosas que heredó bien encaminadas.

Primero, el equilibrio de las finanzas públicas. […]Segundo, el clima  de las libertades públicas. […]Tercero, la seguridad social: combate a la pobreza y ampliación de la cobertura de salud.

Quien vaya a ser el candidato o la candidata del PAN tendrá que defender su pasado y prometer el futuro”

El PAN en campaña no ha podido hacer ninguna de estas  cosas. E incurre todos los días en un error de la vieja izquierda catecúmena de México: creer que  el adversario es quien le cae mal.

Ver nota original

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s