Rudeza necesaria: León Krauze (Milenio)

 Por León Krauze, publicado en Milenio

De la mano del incipiente movimiento estudiantil, las campañas del PRD y el PAN han despertado para comenzar una serie de ataques contra Enrique Peña Nieto. Los simpatizantes de López Obrador llevaron la campaña al mismísimo Tlatelolco, donde trataron de vincular con mayor claridad el movimiento universitario con el candidato de la izquierda. Diversos actores afines al lopezobradorismo se han adueñado con éxito de las redes sociales. A tal grado han hecho suyos los trending topics de Twitter que ya es posible decir que esa batalla, la del universo de la comunicación horizontal, la ha ganado López Obrador.

Escritores, músicos, actores y periodistas (algunos colegas debutando en un poco ortodoxo papel de proselitistas), han comenzado a advertir de los “riesgos” que implicaría, de acuerdo con su lectura, el regreso del PRI a Los Pinos. Académicos afines al proyecto de izquierda ya aprovechan foros internacionales para explicar por qué, en su opinión, el candidato del PRI representa “el viejo México, de poder corrupto y privilegios”. John Ackerman, conocido columnista de La Jornada y Proceso, publicó la semana pasada un texto en Los Angeles Times que resultó muy popular. En él, Ackerman opina que “la versión mexicana del politburó soviético está listo para regresar” para luego asegurar que Peña Nieto es “un lobo con piel de oveja” cuya “sonrisa telegénica” sólo esconde sus vínculos con el pasado priista. “Peña Nieto amenaza con traer de vuelta los modos autoritarios del pasado”, remata Ackerman. El artículo se llama —dígame si le suena conocido— “El peligro del PRI para México”. Lo mismo ha hecho Josefina Vázquez Mota, que ha comenzado una serie de anuncios en distintos medios atacando al puntero. En suma, perredistas y panistas (y gente cercana a dichos proyectos) han echado a andar, finalmente, una campaña negativa contra el candidato que ocupa la delantera, recurriendo al PRI y su historia para tratar de erosionar la ventaja de Peña Nieto.

Todo esto es completamente natural (y deseable) en una democracia sana. Lo sorprendente es que nos impresione que haya marchas contra el puntero, que jóvenes le armen alharaca en una universidad (y en plazas, y en conferencias), que voces varias traten de explicar por qué el candidato sería un riesgo para el país. También es normal que actores diversos de la sociedad manifiesten su predilección por un candidato o su rechazo a otro (es menos común que periodistas olviden la imparcialidad indispensable del oficio para hacer proselitismo, pero en fin). En 2008, en Estados Unidos, Barack Obama se benefició enormemente del apoyo abierto e intenso de Oprah Winfrey, la reina de la televisión matutina. Nadie se quejó de que Oprah fuera parcial; nadie la acusó de usar su prestigio y su espacio para hacer patente su respaldo a un candidato y un proyecto. No tiene nada de malo. Tampoco tienen nada de raro las campañas negativas. Es más: los estudiantes deberían poder recaudar fondos y comprar tiempo para anunciarse en medios, pero como eso lo prohibió la muy “equitativa” reforma electoral, pues no es posible. Y deberían porque todo ello es parte de una democracia. Una democracia ruda, sí. Pero no sucia, ni desleal. Es rudeza necesaria porque, entre muchas otras cosas, revela el carácter del puntero.

Por lo pronto, me alegra que, a diferencia de 2006, los distintos actores políticos tomen con cierta naturalidad este devenir de la democracia electoral. El propio Enrique Peña Nieto, antes que indignarse o decirse perseguido, ha dicho que valora y (va de nuevo la palabrita) “respeta” las protestas en su contra. Hace bien. Lo que un candidato tiene que hacer cuando las cosas se ponen rudas no es quejarse y denunciar una supuesta y corrupta guerra sucia en su contra, sino apretar el paso y responder con inteligencia. Está por verse qué hará Peña Nieto con los 30 días que le restan. No serán fáciles. Por lo pronto ha resistido la tentación de confundir a la opinión pública. No sobra decir que, si Andrés Manuel López Obrador hubiera reaccionado con esa misma naturalidad después de la durísima (pero también enteramente normal) campaña del 2006, este sexenio habría sido muy distinto. Todo esto —esta rudeza necesaria, esta campaña negativa— es normal en 2012 y lo era también hace seis años.

Ver nota original

Anuncios

2 Respuestas a “Rudeza necesaria: León Krauze (Milenio)

  1. No. En esta ocasión no estoy de acuerdo con León Krauze.
    .
    He leído una y otra vez el titulo y el contenido del texto “Rudeza Necesaria” y no puedo comprender este llamado a la rudeza; esta justificación de la violencia.

    Estoy consciente de que muchos consultores nacionales y extranjeros recomiendan campañas negativas porque han hecho del ataque sistemático un modo de vida. La descalificación, la mentira y el odio al adversario político son “la receta secreta”.

    Considero que toda campaña política debe tener una alto contenido crítico y autocrítico. La crítica es el motor para el cambio; para la evolución.

    Por eso me siento orgullosa de los alumnos de la Ibero que, el martes 22 de mayo, al presentarse en el noticiario de Carlos Loret para exigir mayor profesionalismo en la cobertura informativa del proceso electoral, pusieron el ejemplo.

    Daniela Escalante, quien se encarga de comentar temas de internet en el noticiario, informó sobre la marcha anti Peña que tuvo lugar el sábado anterior y que, dijo, “fue convocada por jóvenes de la Universidad Iberoamericana”.

    Al exponer sus puntos de vista, los jóvenes le dijeron a Loret que ellos no sólo no convocaron, sino que no participaron. Aprovecharon para convocar a la manifestación en la Estela de Luz y para exponer otros puntos de vista. No hubo insultos; no hubo descalificación absoluta; no hubo golpes ni físicos ni virtuales. No eran necesarios. Los hechos hablaban por sí mismos. No hubo rudeza; no era necesaria.

    En un país donde vivimos día con día estrategias de propaganda del terror que incluyen el asesinato y la intimidación hacia ciudadanos, periodistas y políticos, no creo que sea una buena propuesta la de justificar la rudeza y llamarla necesaria.

    Mientras escribo estas líneas aparece en mi Time Line un twit de Enrique Krauze, el padre de León: “Pero recuerden, el peor enemigo de la civilidad es la intolerancia”. (Retuiteado por León y muchos más).

    Invito a la reflexión sobre este y todos los temas.

    Regina Santiago coordina el proyecto de observación electoral OMCIM 2012, vinculado a la Ibero.

  2. Concuerdo totalmente contigo Regina, lo que menos necesita este País es más violencia, ni física, ni verbal, ni escrita. Que triste que los partidos políticos tengan que recurrir a ese tipo de estrategias y, peor aún, que los medios y la sociedad en general caiga en el mismo juego.
    Creo que todos sabemos, casi de memoria, todo lo negativo de cualquiera de los partidos políticos. Es más, si nos basamos en eso podríamos decir que todos son una porquería y que no valen la pena. Eso es lo que se ha logrado con estas campañas destructivas. ¿Por qué no exigir que de ahora en adelante sean constructivas, propositivas, transparentes?
    Nadie puede ser totalmente malo, como tampoco nadie lo es totalmente bueno. ¿Qué tal que empezamos a dar a conocer lo positivo de cada partido, de cada candidato? y así, entonces, podría ser que, en vez de votar por el menos malo, votáramos por el mejor.
    Rudeza necesaria, violencia verbal, discurso de odio, llámenlo como quieran, el asunto es que al fin y al cabo no aporta mas que encono y separación.
    Y precisamente porque ya lo hemos vivido, porque ya vimos que no nos dejó nada bueno es por lo que se me hace inconcebible que repitamos el mismo patrón.
    ¿No creen que va siendo hora de empezar a construir?

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s