Redes sociales, espejo de la sociedad mexicana

Por Juan Manuel Martínez Trejo

El tema de las redes sociales –Twitter, Facebook, Youtube- se ha colocado como uno de los más polémicos en lo que formalmente es su debut en una elección presidencial.

Ahora que ha crecido #YoSoy132 circula con mayor insistencia la pregunta acerca del impacto real que podrían tener en las preferencias electorales.  A ello hay que agregar una interrogante: ¿Cuál es el nivel de debate que ahí se genera?

Para iniciar una valoración debe recordarse que las redes sociales quedaron al margen de la regulación electoral, por lo cual se volvieron un espacio propicio para los ataques entre partidos y sus simpatizantes, para la “guerra sucia”.

Además, para su análisis hay que tomar en cuenta un elemento que, si bien es obvio, suele soslayarse: son un espacio que refleja las virtudes y los defectos de nuestro desarrollo tecnológico –marcado por la desigualdad- y de nuestro debate político –que desde hace un buen tiempo tiende a la polarización.

Espejo.  Una de las mayores bondades de las redes sociales es la posibilidad de una comunicación horizontal.  En el caso particular de Twitter, ha habido una redefinición favorable en la interrelación entre comunicadores, políticos y sociedad.  Y posibilitan un intercambio de conocimiento intenso.

Pero, ¿qué suele ocurrir en varios de los espacios de discusión pública?  Las conclusiones se hacen a partir del resentimiento, no de la reflexión.  No hay análisis; hay agresividad, denuestos.  El vituperio predomina sobre el argumento.

La visualización política se hace a partir del blanco y el negro; se construyen ángeles y demonios; no hay matices.  Hay elogios desmedidos o crucifixiones.  La “hoguera” está a la orden del día: estás conmigo o contra mí.

Desde un principio, el intercambio se pervierte.  En general, son pocos los que escuchan los argumentos de los demás.  No se promueve un diálogo auténtico.  Son pocas las propuestas.

Además, varias veces los debates se han quedado en cuestiones anecdóticas en lugar de profundizar en aspectos torales.  Por ejemplo, no se recuerda un intercambio de lo que México debe hacer para una mejor inserción en el mapa internacional con diferentes regiones en cambios constantes.

Impacto.  En ciertos círculos, la tendencia ha sido hacia el sobredimensionamiento del impacto que tienen las redes sociales.  Y generalmente se hace con un propósito propagandístico.

La extrapolación es automática: se busca equiparar su influencia con la que tuvieron en otras partes del mundo, se busca forzar una interpretación única ante escenarios diferentes.

Pero eso no implica su descalificación, porque lo natural es que siga creciendo su influencia, conforme más gente capte su potencial y conforme vayamos avanzando como sociedad en términos de discusión pública.

Sus características quedarán definidas por el rumbo que tome nuestro propio desarrollo en lo político y lo social.

Y, naturalmente, en la formación de audiencias críticas tendrán un papel central los espacios institucionales y fácticos de formación de opinión, especialmente los partidos y los políticos.

Rumbo.  Estas son reflexiones preliminares en relación con el impacto de las redes sociales.  Habrá que revisarlas una vez que se conozcan las cifras finales de la elección.

Las que tenemos a la mano son las encuestas, que por ahora marcan un escenario contrapuesto a las imágenes de movilización social.

En esta ruta de aprendizaje conjunto se tienen algunos datos de aproximación en relación con los jóvenes universitarios, actores centrales en el fenómeno #Yosoy132.

En 24 Horas, Francisco Abundis e Itzel Ramírez, de Parametría, recordaron que los jóvenes son el segmento de la población en que se ubica la mayor parte del abstencionismo.  Aun dejando de lado las vertientes hacia los partidos, hay otra cifra destacada: sólo el 3.5% del electorado son estudiantes universitarios.

Mientras tanto, citado en un reporte de la agencia AFP, Roy Campos, de Mitofsky, señaló que hay una campaña paralela en las redes.  Dijo que es tal su influencia que ahora está marcando la agenda sobre las campañas.  Ello no obstó para que recordara que de 10 millones de cuentas en Twitter, sólo 2% están enfocadas hacia la política y la elección.

Propuestas.  A partir del 1 de julio se podrá tener un pulso más acertado.  Y se procederá a la reflexión en torno de la ruta que deberá seguirse en materia política-electoral, con una atención específica en el tema de las redes sociales.

Hay que ir preparando las propuestas.  El objetivo primordial será elevar el nivel de debate, dar herramientas a las audiencias que deriven en una mayor calidad del intercambio en las redes.  Lógicamente, ello será una consecuencia directa de nuestro avance como sociedad.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s