Los jóvenes buscan un líder (Excélsior)

Por Jaime Contreras, publicado en Excélsior

Como buena parte de la ciudadanía, en las elecciones como en la política “los jóvenes sí quieren participar, sí están interesados”. Empero, “no ven la forma ni los medios adecuados para hacerlo”. No creen en las instituciones.

“Si los jóvenes supieran que las instituciones van a respetar lo que ellos expresan, si los jóvenes se sintieran apoyados por ellas, acudirían más fácilmente a las urnas. Lamentablemente el joven de hoy no cree en las instituciones. Hay un gran desencanto, y creo que esto es lo primero que tenemos que atacar como país: crear la confianza en ellas y, sobre todo, en las instituciones gubernamentales”.

Así lo define a Excélsior el hermano Enrique González Alvarez, rector de la Universidad La Salle (ULSA), quien asegura convencido que en este descrédito juegan un papel importante los medios electrónicos de comunicación.

A su juicio, “es un hecho que los medios electrónicos son una creación de conciencia, porque por medio de spots constantes que están mandando en la televisión van creando un modo de pensar, van creando una conciencia en el joven.

“Entonces, es el medio de comunicación con el que más contacto tiene el joven.

Creo que a veces ni con los papas tienen tanto contacto. Llegan a la casa, ven televisión, ven internet, oyen la radio. Están constantemente en los medios de comunicación y está” oyendo o viendo lo que los medios les dicen. (Éstos) están atacando constantemente al subconsciente y están haciendo una labor, buena o mala”.

Enfatiza entonces el responsable de 10 mil educandos que se preparan e instruyen en la ULSA que en nuestro país es necesario que los medios tengan una política de formación cívica en los jóvenes y en los niños.

Para generar, sostiene González Álvarez, “una conciencia cívica a favor del país, a favor de la participación, a favor de la búsqueda del bien común, a favor de lo que es realmente un México mejor. Eso es lo que deberían hacer los medios de comunicación”.

Interrogado en su despacho, el especialista en labores universitarias refrenda su apoyo a la juventud, a pesar de que acepta que buena parte de la comunidad que impulsa todavía tiene rasgos adolescentes y, por ende, no está lo madura que muchas veces se quisiera. “Los jóvenes —destaca— tienen muy claro el descrédito de los partidos y de la clase política en general. No creen en los partidos políticos. A veces, llegan a creer en las personas individualmente, pero no como parte de un partido”.

En todo caso, recalca el rector González, lo que más le llama la atención a los jóvenes es el carisma de los candidatos. “Yo creo que estamos volviendo un poco a un tipo de elección de caudillaje, en donde no es un respaldo como puede ser en este sentido un partido político lo que llama la atención al joven, lo que el joven busca es una persona que sea un líder. Alguien a quién seguir”.

Consigna entonces que este fenómeno no es exclusivo de los universitarios o de la juventud mexicanos.

Se extiende a muchas latitudes y refrenda: Se le recuerda el incidente que sostuviera el abanderado presidencial del PRI, Enrique Peña Nieto, hace unas semanas en la Universidad Iberoamericana y de inmediato dice, resuelto: “El no es una persona muy aceptada entre los jóvenes. Es una suerte de rechazo a la institución que él representa”.

¿Por qué? —Se le ve como un retroceso de 12 años, volver a lo que vivimos hace 40,50 años, y no ver hacia adelante. Los jóvenes quieren un futuro más cierto hacia ellos, pues no les interesa tanto el futuro del país. Les interesa el futuro personal. Cómo se van a desarrollar ellos y qué es lo que ellos podrán hacer hacia futuro.

Enrique González fue investido en el cargo de rector de la Universidad La Salle apenas en julio del año pasado y lo será al menos hasta 2014; frente a una duda, no se detiene en considerar que otra de las molestias que han acumulado los integrantes de la comunidad lasallista en contra del candidato priista se encuentra en el hecho de que Peña se ha negado a entrevistarse con estos jóvenes.

“El único que dijo, previa invitación, claro, que no vendría fue el licenciado Peña Nieto, y eso ha causado una sensación ú^ rechazo de él a los jóvenes y, por lo tanto, de correspondencia. Es natural que cuando uno se siente rechazado responda de la misma manera y es natural, sobre todo en los jóvenes, que todavía no tienen una conciencia clara de lo que puede ser o puede implicar presentarse un candidato aquí en la universidad, cuando que dos ya vinieron (Josefina Vázquez Mota y Gabriel Quadri) y el otro, Andrés Manuel López Obrador, ha dicho que sí va a venir. No ha puesto la fecha, pero ha dicho que sí va a venir”.

Página interna El hermano rector, como se le denomina al interior de la ULSA, dice que en un ejercicio paralelo a la UNAM, por ejemplo, al interior de esta casa de estudios también se procura la participación de los universitarios.

“Nosotros abrimos —refiere— una página que se llama “tu voto” y dentro de esta página han podido expresarse. La mayoría lo que expresa son sus desencantos: y algunos apoyos a determinadas;} personas, pero muchos manifiestan su desencanto, su no querer continuar en el México que ha venido siendo y que ellos ven y que no les va a ofrecer grandes oportunidades”.

Por lo demás, pide a quien quiera ingresar al portal de la universidad, http://www.ulsa.edu.mx: y de ahí al link “tu voto lasallista”, para constatar todas las expresiones de los jóvenes en donde se puede patentizar que la participación ha sido bastante copiosa: “Los jóvenes están inquietos. Sin embargo, eso no quiere decir que vayan a acudir a las urnas. Están inquietos por manifestarse. Por expresarse. Por decir lo que piensan. Pero su confianza en las instituciones, concretamente en acudir a las urnas, no lo ven como posible solución de cambio en elipsis”, insiste.

Al recordarle que, como se sabe, el voto nulo no le ha servido a nadie en nuestro país, Enrique González lo acepta y señala que ante ello “estamos haciendo conciencia. La universidad ha sacado un tríptico en donde estamos haciendo la conciencia política de ‘exprésate por medio del voto. La única forma con validez que tienes para expresarte es el voto’. Sin embargo, los jóvenes no creen en eso”. Recalca un sentir generalizado en los campus de la Universidad La Salle: “Las instituciones» políticas están totalmente desacreditadas. No se confía en ellas. Los jóvenes piensan que son solamente para ‘taparle el ojo al macho’, para decir que sí se hacen las cosas, y los jóvenes no sienten que se hagan”.

Este espíritu de desencanto; está extendido en el resto de la sociedad, afirma González Álvarez y sin embargo, lo clave frente a los momentos por los que atraviesa, el país es que sí se debe hacer conciencia para que la gente’ acuda a las urnas a votar.

Los jóvenes están inquietos. Sin embargo, eso no quiere decir que vayan a acudir a las urnas. Están inquietos por manifestarse. Pero su confianza en las instituciones, concretamente en acudir a las urnas, no lo ven como posible solución de cambio en el país.” Si los jóvenes supieran que las” instituciones van a respetar lo ‘ que ellos expresan, si los jóvenes se sintieran apoyados por ellas, acudirían más fácilmente a las urnas.”

Ver nota original

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s