La realidad detrás de la pantalla (El Financiero)

Por Carlos Ramírez, Publicado en El Financiero

Tienen razón los que dicen que no hay que exigirles demasiado a los estudiantes de universidades privadas porque están apenas descubriendo la realidad y porque al final de cuentas son la generación Poltergeist que está reduciendo el mundo y sus relaciones sociales a la televisión.

La generación Poltergeist es la que reproduce la película producida por Steven Spielberg en 1982: la niña Caroline comienza a escuchar sonidos raros en la televisión y de pronto la pantalla la secuestra, la hunde dentro del monitor diabólico lleno de monstruos y sonidos espeluznantes y todo se resuelve cuando la madre lucha contra los malos, la rescata, la familia se sale de la casa embrujada, se va a un hotel y el padre -en uno de los gags geniales de Spielberg- saca el aparato la televisión de la habitación y lo arrumba en el pasillo.

Ante un país con 54 millones de pobres, con un modelo de desarrollo que sólo alcanza bienestar para el 45 por ciento de los mexicanos, con un desempleo y subempleo de casi la mitad de la población, los jóvenes de las universidades privadas acaban de descubrir que el responsable de todo ello es… ¡la televisión! Y en lugar de ser audaces y pedir la expropiación de las empresas y la entrega de equipos a sectores sociales, los estudiantes estallan la Primavera Mexicana pidiendo… ¡la transmisión del próximo debate en cadena nacional!

Tienen razón, pues, los que piden ser indulgentes con los jóvenes porque todos lo fuimos y todos nos llenamos la cabeza de sueños. Y la tienen porque ahora resulta que en un país que agotó ya el modelo de desarrollo y que necesita de una inteligencia juvenil para cambiar el mundo, el pliego petitorio se reduce a la democratización de la información. Ahora resulta que el grito de “proletarios de todos los países del mundo, uníos” se cambió a “tuiteros del mundo, uníos”, que la historia ya no se forja por la lucha de clases sino por la competencia entre canales de televisión, que la hoz y el martillo se han sustituido por el control remoto y que la plusvalía -el gran descubrimiento de Marx- es hoy… el rating.

Ver nota original

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s