Candidatos enredados en las redes sociales

Candidatos enredados en las redes sociales

La elección presidencial será la oportunidad de probar el alcance que tienen estas redes en la ciudadanía

Hugo David Pérez / Luces del Siglo /Fórum en línea

www.lucesdelsiglo.mx

Cancún, Quintana Roo. En México existen 35 millones de usuarios en internet, de los cuales, alrededor de 18 millones son mayores de edad, según la Asociación Mexicana de Internet (AMIPCI). Lo que significa un universo importante de votantes que los candidatos presidenciales tratarán de ganar por medio de las redes sociales, un escaparate que, al no estar totalmente regulado por el Instituto Federal Electoral (IFE), les permitirá hacer cualquier tipo de campaña.

Según la AMIPCI, en nuestro país 12 millones de personas están conectadas compartiendo información por medio de alguna red social, ya sea Facebook, Twitter y YouTube entre otras; y en su mayoría son mujeres quienes las utilizan. Además, los estados en los que más usuarios se concentran son el estado de México, el Distrito Federal, Jalisco, Veracruz, Nuevo León, Puebla, Baja California, Guanajuato, Chihuahua y Tamaulipas.

Desde hace dos años se pusieron a prueba estas redes en las elecciones en diversas entidades de nuestro país, siendo el estado de México el caso más significativo, pues el candidato priísta Eruviel Ávila fue quien mejor comprendió el concepto que engloba este nuevo sistema: tenía una cuenta de Facebook, Twitter y hasta se daba tiempo para que sus seguidores (y detractores) lo pudieran observar vía webcam.

De hecho, el poder y alcance de las redes sociales tiene que ver con la inmediatez de los acontecimientos y, sobre todo, la cercanía con los usuarios, quienes pueden interactuar, proponer y comentar las noticias, fotografías, videos y demás contenidos en la red. Así lo entienden los equipos de campaña, quienes han montado una gran estrategia alrededor de Andrés Manuel López Obrador (PRD), Enrique Peña Nieto (PRI) y Josefina Vázquez Mota (PAN).

Durante los arranques de campaña se hizo latente el protagonismo que tendrán el internet y las redes sociales, pues desde el primer minuto del 30 de marzo, tanto el candidato priísta, como la panista, transmitieron en vivo sus eventos, además de utilizar Twitter para relatar los sucesos. Por su parte, el perredista comenzó hasta las 7 de la mañana de ese mismo día sus actividades, a pesar de que el “hashtag” (frase más comentada en Twitter) #HoyyMañanaconAMLO estuvo toda la noche en los primeros lugares.

Guillermo Pérezbolde, vicepresidente adjunto del comité de marketing de la Asociación Mexicana de Internet, ha señalado en diversas ocasiones que el papel importante de las redes sociales se debe a que cualquier tipo de campaña se puede implementar dado la nula regulación en la red de redes, por lo cual, ahí será donde los candidatos y sus equipos de campaña pondrán el esfuerzo final para lograr la promoción del voto.

Peña Nieto

El candidato que lleva la delantera en todas las encuestas y con una mejor gestión de redes sociales, también es el candidato con menos aceptación en internet. Entre acusaciones de compra de seguidores, burlas por sus errores en diversos actos y un público más informado, el candidato priísta suma 2 millones 37 mil “me gusta” en Facebook, 502 mil seguidores en Twitter y 3 mil 800 suscriptores a su canal de YouTube.

Con una increíble promoción en la red, el equipo de campaña de Enrique Peña Nieto ha tenido un notable crecimiento en cuestión de redes sociales, volviéndose puntero prácticamente en todas. Un lenguaje coloquial, buena producción en los contenidos multimedia y cientos de repetidores a lo largo del país (entre los que se encuentran funcionarios priístas y hasta gobernadores como Roberto Borge) hacen de cada uno de sus comentarios o acciones una campaña virtual.

En su campaña, el priísta también cuenta con la participación de su esposa, la actriz Angélica Rivera, quien realiza una especie de detrás de cámaras, grabando con un celular, titulado “Lo que mis ojos ven y mi corazón siente”, una serie de videos que irán compartiendo a través de YouTube las experiencias del matrimonio durante los 90 días que duren las campañas electorales.

A pesar de los aciertos que han tenido durante el arranque de la competencia electoral, también se acusó al equipo de Peña Nieto de realizar las peores prácticas de gestión en las redes sociales, al no poder parar las críticas y burlas generadas por sus comentarios en la Feria Internacional del Libro en Guadalajara, cuando no supo contestar cuáles eran sus libros favoritos, o cuando se transmitió una entrevista en la que aseguraba no ser “la señora de la casa”, justificando su desconocimiento sobre el precio de los alimentos básicos de una familia mexicana.

Sus miles de detractores en las redes sociales han criticado la cuenta del exgobernador del estado de México @EPN por ser poco natural y controlada cada una de las palabras que utilizan en esa red. Asimismo, han detectado “bots”, es decir, cuentas falsas creadas específicamente para seguir y replicar los mensajes de Peña Nieto, haciendo parecer que es una persona real.

Hay que sumarle que a cualquier “hashtag” que se proponga, los twitteros siempre le reviran el mensaje utilizándolo en su contra, así como una enorme participación de la comunidad dentro de la red en la creación de imágenes. Ejemplo claro fue la campaña en su contra copiando los anuncios de una librería y adaptándolos a su descalabro en la Feria del Libro.

Andrés Manuel

 

Uno de los candidatos más alejados de la tecnología ha logrado allegarse de un grupo que conoce la importancia de los contenidos en la web y la gran máquina de mercadotecnia que significan las redes sociales. El candidato de las izquierdas en México cuenta con 352 mil seguidores en Twitter, 176 mil “me gusta” en su página de Facebook y a través del canal RegeneraciónTV, en YouTube, aglutina a 7 mil 700 suscriptores.

El exjefe de gobierno de la ciudad de México dio a conocer en la última semana la puesta en marcha del sitio “amlo.si” un esfuerzo considerable por competir con sus adversarios en el terreno de las redes sociales. Una combinación de colores que identifican a los partidos postulantes, videos en apoyo al candidato (hechos de otros videos en YouTube) y contenidos descargables, dejan atrás la imagen de un candidato ajeno a las tendencias dentro de la web.

Hay que señalar también que el tabasqueño tiene el apoyo de organizaciones que cuentan con sitios alternos y sus propias redes sociales, que finalmente han servido de ayuda para buscar el voto, posicionar la imagen del candidato, destacar sus logros y también hacerle frente a los desprestigios. Organizaciones como Morena, Jóvenes con AMLO, o el mismo Federico Arreola, periodista y empresario, uno de los impulsores de la campaña de López Obrador desde el 2006, y toda una personalidad en la red del pajarito.

Como en toda campaña siempre hay desaciertos, y quizás uno de los más grandes dentro del equipo del perredista es la poca retroalimentación que hay con el candidato. Su imagen en Twitter es un tanto gris, los comentarios no los hace él mismo y más parece una agenda de eventos que un real sistema de comunicación con sus electores.

En YouTube ha sabido muy bien hacer llegar sus spots e informes durante los últimos seis años; sin embargo, durante lo que va de la campaña queda muy por debajo de la calidad y familiaridad que utiliza Peña Nieto. En cuanto al Facebook, es el que con menos “me gusta” cuenta de los tres grandes partidos (PRI, PAN PRD).

Josefina Vázquez Mota

Con un esfuerzo por tratar de colocar en primer lugar dentro de las redes sociales a la candidata de Acción Nacional, su equipo de campaña ha sufrido en los últimos días debido a la proliferación de comentarios negativos dentro de internet.

La exsecretaria de Desarrollo Social cuenta con 412 mil seguidores en Twitter, un millón 466 mil “me gusta” en su página de Facebook.

Tras un periodo de precampaña, donde tuvo que lidiar con la imagen de Santiago Creel y Ernesto Cordero para poder competir por la Presidencia bajo las siglas del PAN, la imagen fortalecida de Josefina Vázquez Mota se ha ido minando debido a toda una serie de acontecimientos que van desde equivocaciones en actos públicos hasta el mismo desprestigio que arrastra su partido.

El diseño que utiliza su equipo de campaña es quizás el más llamativo, los colores institucionales son más fuertes, su página de internet conjunta todas las redes y llama a los usuarios a participar activamente.

En cuanto a la retroalimentación con sus seguidores, la candidata panista trata de vez en cuando de contestar los cuestionamientos vía Twitter, y prácticamente repite sus comentarios en Facebook, con las ventajas que esta red le da, pues tiene un contenido más interactivo y al cual le ha sacado muchos dividendos.

Dentro de sus fallas están precisamente la poca efectividad que han mostrado sus campañas vía web y las duras críticas que se ha llevado por parte de los internautas y del PRI. Uno de los más recordados serán sus comentarios en un programa radiofónico en el que su tono y respuestas pueden interpretarse como signo de ebriedad, y aunque ella misma lo achacó al cansancio, el audio fue distribuido y comentado en todas las redes.

Otro paso en falso fue la filtración de una llamada entre Josefina y su coordinador de redes sociales, el diputado Agustín Torres, que le propone subir contenidos, en clara demostración que la candidata está lejos de involucrarse directamente en esa tarea.

Con la salida de los spots que llaman a Peña Nieto mentiroso, la campaña blanquiazul sube de nivel y abre las puertas para comenzar las agresiones dentro de las redes sociales, un terreno que ninguna ley electoral reglamenta.

Gabriel Quadri

El competidor que llegó tarde a la contienda, Gabriel Quadri, se coloca muy lejos de los punteros y a pesar del entusiasmo por pretender ser una “opción nueva” es el candidato con menor presencia en las redes. El contendiente impulsado por el Partido Nueva Alianza (Panal) tiene 25 mil 500 seguidores en Twitter, 3 mil 650 “me gusta” en Facebook y con 64 suscriptores a su canal de YouTube.

El candidato emergente por parte del Panal ha tenido que luchar no sólo con el amplio aparato que manejan los otros candidatos, sino con el desconocimiento de la ciudadanía de su trayectoria y proyecto. A pesar de sus propuestas de privatizar Petróleos Mexicanos o legislar a favor de la pena de muerte, los números de Quadri no aumentan en las redes sociales.

Su imagen en Twitter es buena, pues parece el único de los candidatos que escribe por sí mismo, utiliza un lenguaje coloquial y ha llamado a debatir por esta vía a los otros contendientes. Trata de responder a las críticas aunque casi siempre habla de cuestiones globales sin enfocarse a problemas particulares.

La manufactura de sus videos es de buena calidad, aunque se limita sólo a sus presentaciones o conferencias de prensa y con tan poca audiencia es difícil que se puedan difundir de una manera masiva, además, a diferencia de sus contrincantes ha tenido muy poca difusión en los medios tradicionales, lo que no ha permitido que fluyan las críticas buenas o malas a las redes sociales.

Gabriel Quadri al igual que los otros candidatos cuenta con todas las herramientas para promocionarse en internet, aunque su principal enemigo es el poco arraigo que genera, el poco público al que llega y una falta de campaña que posicione su nombre entre los internautas.

Nota original.

About these ads

Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s